El obispo de Córdoba defiende su «derecho» a visitar en los colegios a los alumnos de Religión

Con estas declaraciones del obispo vuelve a quedar claro el privilegio que supone que haya una materia confesional en la escuela -ninguna otra opción ideológica o convicción tiene derecho a ello, y no debe tenerlo, tampoco las religiones; y el carácter proselitista de esta materia, no sólo por sus contenidos sino por el carácter pastoral que el obispo recuerda. Dos elementos que venimos reclamando para sacar la religión de la escuela y dejarla en los ámbitos que le son propios (parroquias, mezquitas, templos, sinagogas,…). Un obispo que además violenta los derechos del alumnado que no da clase de Religión, ya que en ocasiones, su visita pastoral rompe las tareas ordinarias del centro, impidiendo que esos alumnos sigan las enseñanzas que correspondían en ese horario o han sido trasladados a un salón de actos donde TODO el alumnado ha recibido la visita pastoral.


El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, defendió el «derecho» que tienen los alumnos de la asignatura de Religión Católica a recibir su visita en los propios centros educativos, ya que la «visita pastoral del obispo a toda la diócesis incluye la visita a cada uno de los centros escolares». De hecho, según su carta semanal, el prelado ha visitado ya «todos y cada uno de los centros» educativos de la provincia, «con el fin de satisfacer el derecho que tienen los alumnos a recibir la visita de su pastor», la cual constituye una «obligación» para el obispo.

Junto a ello, aseguró que no visita los colegios «en virtud de ningún privilegio del pasado, sino en virtud de un derecho de los alumnos presentes», resultando que en todos los centros ha sido «recibido con respeto, amabilidad e incluso cordialidad», por lo que agradeció «a todos los directores y profesores esta deferencia».

La cuestión es, según argumentó, que «la clase de Religión Católica en la escuela pública sigue estando vigente, a pesar de todo», tanto en Educación Infantil y Primaria, como en Secundaria y Bachillerato, aunque «no faltan quienes desearían que esta asignatura desapareciera, y hacen todo lo posible por eliminarla»

«A pesar de todo», en la Diócesis de Córdoba «el porcentaje de alumnos inscritos en religión católica es muy elevado», de «en torno al 90 por ciento» en Primaria y el «70 por ciento» en Secundaria. Es decir, «la inmensa mayoría de los padres y de los mismos alumnos eligen esta asignatura libremente cada año», lo cual se debe, «en primer lugar a los padres, que tienen en alta estima que sus hijos cursen esta asignatura».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...