Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
José Manuel Lorca Planes y José Ruiz, durante la presentación de la campaña de matriculación en clase de Religión Católica

El número de alumnos matriculados en Religión Católica cae un 2% este curso en la Región de Murcia

El descenso de la natalidad, el aumento de estudiantes inmigrantes con otras vocaciones religiosas, que los padres no se hayan criado en la fe católica y el desconcierto por no saber si con la nueva ley de Educación la asignatura puntuará o no (principalmente en Bachillerato). Estas son las posibles causas que se apuntan desde la Diócesis de Cartagena para explicar el descenso de un 2% en el número de alumnos de la Región de Murcia inscritos en el curso 2021/2022 en la asignatura de religión católica, desde Infantil a Bachillerato.

Pese a todo, la Comunidad murciana sigue estando varios puntos por encima de la media nacional en matriculaciones, ya que el curso que está a punto de concluir contó con un 64,36% de alumnos inscritos (239.595 estudiantes), frente a los 59,85% de España, según los datos aportados este martes por el delegado episcopal de Enseñanza de la Diócesis de Cartagena, José Ruiz García. Por ciclos, en Educación Infantil se matricularon un 65,13% (29.617 alumnos); en Primaria, un 67,06% (70.649 estudiantes); en Secundaria, un 62,43% (47.445 alumnos); y en Bachillerato, un 50,72% (6.481 alumnos).

Ruiz ofreció estas cifras durante la presentación, junto al obispo, José Manuel Lorca Planes, de la campaña de la Diócesis en la que invita a las familias a matricular a sus hijos en la clase de Religión Católica para el próximo curso 2022/2023.

«Esta asignatura da la claves más importantes y transversales para entender la cultura actual y el mundo en el que vivimos desde un punto de vista humanístico; no es una catequesis», subrayó el delegado, para quien, además, «cuando se permite estudiar la religión de una forma académica y seria se posibilita que se eviten los fundamentalismos y las sectas». El obispo, por su parte, insistió en que esta asignatura aporta una «formación integral a la persona».

En referencia a la nueva ley de educación, la Lomloe, Ruiz García comentó que la Consejería de la Comunidad Autónoma ha decidido mantener la misma carga lectiva que la existente con la legislación previa, «lo que es de agradecer». Es decir, que los estudiantes de Infantil y Primaria tendrán 1,5 horas semanales; los de la ESO 6 horas y los de Bachillerato dos horas cada semana. «En todos los casos siguen dentro del horario lectivo», añadió, tras apuntar que hay muchos alumnos detrás y también un importante número de profesores.

Total
8
Shares
Artículos relacionados
Total
8
Share