El error de Carlos Peña, de Descartes y de Kant

Carlos Hernán Peña González, es un abogado, magíster en sociología, ​ doctor en filosofía

Anclado a los estrechos límites de la racionalidad ilustrada, la razón positivista, la cientificista, la objetiva, la lógica, la pulcra, la perfecta, la erudita, la “experta”, “la única que sabe”, y desde su lustroso púlpito de doctor en filosofía y Rector de una prestigiada Universidad, Carlos Peña asegura que las razones que gritan en las calles nos son razones sino “pulsiones” de “pandillas desordenadas”.

Llama la atención que a un “filósofo” de su talla no le digan nada Horkheimer y Adorno cuando éstos le hacen entender al mundo que “No hay tal racionalidad que nos conduzca directos hacia la humanización” pues, dadas sus limitaciones y contradicciones, “la racionalidad ilustrada se nos ha mostrado demasiado unilateral para expresar lo humano”.

Tampoco le hace sentido lo que nos dice Rodolfo Kusch, también filósofo, respecto de esa razón de los vencedores desde la cual él habla, razón que ha venido siendo transferida ideológica, instrumental y pragmáticamente a todos los ámbitos de la existencia humana por parte del discurso de la élite chilena dominante con tal de mantener sus privilegios al amparo del modelo humano y social que nos rige, modelo intocable para esta élite, la que ovaciona con ojos casi blancos las columnas de Peña cada domingo…

Cito a Kusch: A diferencia del Occidente erudito, que habla y escribe desde su rigor científico-técnico, desde “su intelectualismo cientificista” (p.161) y su obsesión por “ser pulcros y aparentemente perfectos” (p.161), nosotros, que somos parte de esta América profunda, apostamos por “escribir desde el punto de vista de nuestro contexto vital real y no de la razón erudita” (p. 159).

Las evidencias indican que el citado Rector habla, pues,  desde la “objetividad” de la racionalidad erudita, en definitiva, desde la racionalidad de los vencedores, racionalidad o razón obsesivamente occidentalizante y  que –como nos enseña el maestro Abraham Magendzo, Premio Nacional de Ciencias de la Educación 2017-   ha invisibilizado históricamente a los perdedores; razón cartesiana, razón “objetiva”, razón kantiana,  que es incapaz de ver a l@s que “viven al interior de sus familias los conflictos que emanan de injustas remuneraciones (…),  que conocen (..) la cesantía, la discriminación, la injusticia.  Con razón Peña llamó hace pocos días atrás, como si nada,  a “desproveer” (a eliminar) el dolor asociado por las víctimas de la Dictadura a sus muertos y desaparecidos…  llamado que este “filósofo” hizo extensivo a la memoria herida de los pueblos originarios.  ¡Impresentable!

Es del todo obvio que Peña habla desde esta razón: la razón de los vencedores.

Para él, hablar desde la otra razón -la anamnética, la de la memoria del sufrimiento anterior de W. Benjamin, la de los vencidos, la razón de los perdedores- equivale a no hacer ciencia, implica no ser “objetivo”.

Es entonces aquí cuando uno se pregunta por qué un “filósofo” como Peña, quien se lo ha leído todo, quien cita a todos los autores, no cite ni incorpore a sus plantillas de análisis del Chile actual a los autores precedentemente citados, o  a  alguien tan cercano a nosotros como Gabriel Salazar, otro Premio Nacional, en este caso de Historia, quien, como él, posee una sólida formación de posgrados en filosofía.

Haciendo eco de las voces negadas por esa elite vencedora que invoca desde la fundación de Chile “la razón” para perpetuar sus privilegios y amordazar el grito emocional de los abusados y perdedores a lo largo de nuestra historia, el doctor Salazar –como si estuviera dirigiéndose al propio Peña- denuncia que “Los que se han planteado desde la perspectiva de los perdedores siempre son criticados por no ser objetivistas, que no hacen ciencia”.

No cabe por lo tanto duda de que la razón desde la cual pontifica y reacciona Peña hoy contra el estallido social es la razón erudita, la razón apolínea, la “objetiva”, esa que denunció Nietzsche como amputadora de lo humano.  Se trata de esa racionalidad “lógica”, cientificista, esa que tanto  daño le hace a los escolares de Chile, como denunció por años Claudio Naranjo, razón estrictamente academicista y que termina  por ser funcional a los intereses de ese reducidísimo club de privilegiados que, a propósito de nuestra realidad actual, se adueñó de Chile, club que adora el mantenimiento del orden, las certezas, la “objetividad”, lo “exacto”, la seguridad, la razón, elementos ejes de la filosofía de Carlos Peña.

Declarar que el estallido social de estos días es pura revuelta emocional juvenil, revuelta de “pandillas”, como hace este “filósofo” chileno, es un indicador inequívoco de que este maestro se quedó pegado al paradigma científico moderno, fanáticamente cartesiano y positivista, cuyos argumentos “racionales”  -de estrechísimos límites ya que amputan y reducen al ser humano pues lo entienden solo como un ser racional-  desprecian los mecanismos psicológicos y emocionales que  impulsan todas y cada una de las acciones y decisiones humanas, inclusive las más científicas y racionales.

Peña habla, en definitiva, desde un lugar: el lugar de los “niños bien”; niños a quienes les aterra el desorden social pues lo asocian a la emocionalidad, a “pulsiones” propias del cerebro reptiliano, o sea a la irracionalidad y, por tanto, al peligro latente o inminente, confeso o inconfeso, de que se les desmorone su mundito y Estado de bienestar chilensis hecho a la medida de la gente bien.

Es obvio que su lectura respecto de lo que pasa hoy en el país es asumida a priori desde ese dogma epistemológicamente reaccionario que sostiene que (cito) “los afectos irrumpen con la racionalidad, fundamentalmente para mal” porque nada tendrían que ver con la razón, con la argumentación lógica, con lo epistemológico, con las ciencias, con la cordura, con las funciones ejecutivas del encéfalo y el lóbulo frontal, ni tampoco con la democracia moderna toda vez que ésta únicamente tiene que ver con la razón ilustrada y “moderna”, base arquitectónica desde la que se funda el Estado chileno que él resguarda y defiende con su análisis de “experto”… como si este Estado fuera aquí muy racional y “moderno”, por lo mismo trata de “pandillas desordenadas” a esas mayorías que denuncian en las calles la crueldad e inequidades de ese Estado chileno.

Los únicos responsables de encauzar las demandas sociales de un pueblo no pueden ser -para Peña y para los de su club-  esas mayorías “irracionales” que gritan en las calles del país sino únicamente los poderes institucionales, o sea el Ejecutivo y los partidos políticos que nos “representan” en el Parlamento.  Éstos, y solo éstos, son para este “filósofo” chileno los depositarios, los portadores y los voceros exclusivos y excluyentes del sentir de un pueblo, sentir en el que él y los de esa cofradía de privilegiados que lo aplauden desde sus afraneladas butacas cada domingo no ven más que caos, por lo mismo Peña aboga por restablecer, ante todo, y en primer lugar, la “racionalidad” y el orden desde esa institucionalidad, no importando que el monopolio de las armas de este Estado, por orden del ejecutivo,  tome la palabra y restablezca la “razón” (la razón de Carlos Peña) en las calles mediante asesinatos y torturas y disparando a los ojos a miles de seres humanos desarmados e indefensos, seres humanos que son “pandillas” para Peña.

Partiendo del supuesto de que el filósofo y la filósofa poseen cierta habilidad para leer e interpretar la realidad desde enfoques omniabarcadores y holísticos de lo humano y del todo, y (cito) “tomando en cuenta importantes hipótesis y resultados empíricos que provienen de las neurociencias y de la filosofía de la ciencia”,  la verdad es que Peña queda malparado como “filósofo” pues su opinión sobre el estallido social desatiende por completo el hecho de que las emociones y los afectos (lo que constituye y afecta en su ser y estar en el mundo a todos los seres humanos, junto a su racionalidad; emociones y afectos que él descalifica y ningunea),  sí poseen importancia epistemológica para construir conocimientos y para dar razones, razones y argumentos que no solo hablan desde la erudición ni la razón positivista “ilustrada” y cartesiana del laboratorio ni desde el púlpito de “los únicos que saben” en la construcción y reconstrucción de la historia de los pueblos.

Las razones y argumentos que se abren paso en las calles por estos días a través de miles de “inexpertos” que marchan a lo largo de todo Chile son razones y argumentos que no se discursean ni comprenden metafísica ni ontológicamente desde la cátedra academicista de esa racionalidad “experta”, reduccionista y “erudita” que pontifica desde una cátedra, racionalidad asociada al poder y a la que le encanta hipostasiar la realidad social. Esas razones y argumentos que gritan en las calles, gritan desde esos dos componentes irrenunciablemente humanos y que constituyen, de suyo, lo propiamente humano: la racionalidad y la emocionalidad, las que jamás actúan separadas, como nos ha enseñado el gran neurocientífico y neurofilósofo Antonio Damasio, autor que, con argumentos irrefutables, puso en evidencia el error de René Descartes, “padre” de la filosofía occidental racionalista moderna.

Si en toda construcción de conocimiento científico intervienen y operan “el interés, la curiosidad, el miedo, la ansiedad, la certeza, la duda, el enojo, el desánimo, entre otros”, que alguien le pregunte a Carlos Peña cómo espera él que en las calles de Chile se exprese solo “la razón pura” kantiana, la de la modernidad ilustrada, positivista y racionalista, guardiana del orden científico y social del “método”.

En resumidas cuentas, y  a juzgar por cómo lee Peña la realidad chilena de hoy, es decir, al Chile que despertó, se puede concluir que…

1.- Peña está cerrado a entender que las emociones y “los afectos puedan tener un papel relevante en la construcción de conocimientos”, incluso en los“conocimientos científicos”.

2.- Peña está bloqueado por el dogma academicista cartesiano y positivista racionalista que jura que el papel de las emociones y los afectos interfieren “en la racionalidad `para mal`”.

3.- Peña ha hecho suya la verdad absoluta de que las emociones “perturban la mente, de que la irracionalidad es consecuencia de las emociones” (Fridja, Manstead y Ben, 2000).

4.- Peña predicará por siempre a su auditorio mercurial que las emociones “suponen un estorbo para la elección racional” (Elster, 2003) e incluso que las emociones, como aseguraba el gran filósofo Emmanuel Kant, “son una enfermedad de la mente (Kant citado por Fridja, Mantead y Ben 2000, p. 2).  ¡Por favor!

 

Noé Felipe Bastías

Profe de filosofía / Licenciado en Educación

Egr. de Mg. en Neurociencias Aplicadas a la Educación

__________________

CITAS

1.-https://www.t13.cl/noticia/politica/nacional/una-conmocion-pulsional-generacional-analisis-carlos-pena-protestas-chile2

2.- Los afectos en la argumentación científica: una útil … – SciELO www.scielo.org.mx › scielo

3.- Mardones, José María, citando a Horkheimer y Adorno en Capitalismo y religión. La religión política neoconservadora, Sal Terrae, Santander, 1991

4.- Kusch, Rodolfo, América Profunda, Editorial Biblos, Buenos Aires, 1999

5.- La Nación, Gabriel Salazar, semana del 3 al 9 de septiembre de 2006, p. 53.

6.- Magendzo K., Abraham; Donoso F., P.; Valué C., F.; Dueñas S., C.; Kaluf A., C.; Soto L., S., EDUCAR EN Y PARA LOS DERECHOS HUMANOS: UNA TAREA PARA LOS PROFESORES DE HOY, República de Chile – Ministerio de Educación, Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas, ediciones CPEIP, 1992, p. 81.

7.- Damasio, Antonio, El error de Descartes, Editorial Planeta S.A., Colección Booket, quinta impresión, mayo de 2016.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...