Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El director de una polémica película sobre Jesucristo, absuelto de un delito de fraude de subvenciones

Con su exoneración, Emilio Ruiz Barrachina, director de ‘El discípulo’, para quien el fiscal pedía dos años de prisión por inflar el número de espectadores para justificar una subvención, cierra un proceso judicial que él califica como irregular y que le ha dificultado sacar proyectos adelante.

El cineasta madrileño Emilio Ruiz Barrachina acaba de recibir cinco premios en el Festival de Cine de Nueva York por su último trabajo, ‘Tristesse’, un largometraje en el que plasma su angustia por el proceso judicial en el que se vio envuelto seis años después del estreno de otra de sus películas, ‘El discípulo’ (2010). Este trabajo, que cosechó tres premios en el Festival de Cine Independiente de Londres, narra la vida de Jesús de Nazaret como discípulo de Juan Bautista y que, tras la muerte de éste, lidera un asalto al templo de Jerusalén; una visión alejada de la postura oficial del cristianismo.

‘El discípulo’ no gustó nada a la Conferencia Episcopal, que llegó a decir de la cinta que su objetivo es “negar la divinidad de Cristo, su concepción virginal, su resurrección, su celibato y su relación personal con Dios”. La polémica estaba servida. Incluso hubo ciudades, como Zaragoza, donde los cines se negaron a exhibirla, pero la película se fue abriendo paso a través del apoyo de asociaciones que fomentan el laicismo, como Europa Laica, que ayudó a que se pudiera ver en locales, en universidades y que se organizaran foros sobre esta obra de Ruiz Barrachina.

Ya con el PP instalado en el Gobierno, a partir de mayo de 2011, la película entró en la saca elegida por Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), dependiente del Ministerio de Cultura, para ser inspeccionadas por Hacienda, dentro de un presunto fraude millonario en las subvenciones a las productoras de películas españolas. El contexto era de absoluto desencuentro entre el Gobierno y el cine español. Incluso el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, llegó a decir que la crisis del sector se debía a que las películas españolas eran “malas”.

En ese contexto, se llevaron ante Hacienda al menos 38 películas, acusando a sus directores, productores y a los exhibidores de falsear al alza las recaudaciones y el número de espectadores para justificar las subvenciones. Se bautizó a aquel escándalo como el ‘taquillazo’

Emilio Ruiz Barrachina fue acusado de fraude de subvenciones por su película ‘El discípulo’, junto a los responsables de tres salas de cine, por inflar los datos de taquilla. La Fiscalía pedía dos años de cárcel para todos ellos y el pago de una multa de un millón de euros. La subvención concedida ascendió a la cantidad de 576.107 euros y la recaudación de la película fue de 341.284 euros

“Recuerdo que me enteré por la prensa, el día de Navidad de 2017, de la petición de cárcel de la Fiscalía –dice Ruiz Barrachina a Público–, en una clara e intencionada filtración. Ha sido un calvario, porque no había delito alguno pero se han dedicado a alargar el proceso todo lo que han podido. Ha sido un proceso irregular”.

La sentencia no deja lugar a dudas: nunca tuvo que enjuiciarse este caso. “Ni existió delito ni había razón fundamentada para iniciar litigio alguno”, incide el director con la sentencia en la mano. Tanto él como el resto de los imputados quedan absueltos al entender la jueza que “no ofrece dudas que lo que la defensa sí ha conseguido probar debidamente en la vista oral es que el sistema de recaudación ,de venta de entradas, se encuentra informatizado, está homologado, y no permite su manipulación , y que con base en este sistema se certificaba por el ICAA la recaudación conseguida”. La sentencia indica que cuando Ruiz Barrachina solicitó la subvención, la Administración concedía las ayudas públicas al cine en función de esa recaudación. “Después se cambió el requisito al número de espectadores, pero cuando yo la pedí el baremo era la recaudación”, matiza el cineasta.

No solo ha sido Emilio Ruiz Barrachina el director exonerado de falsear los datos para justificar subvenciones. También Enrique González Machoexpresidente de la Academia de Cine, ha superado ya dos de los tres procedimientos judiciales que le abrió la Administración por el llamado ‘taquillazo’. “Se desploma esa especie de caza de brujas del Gobierno del PP contra el cine español”, dice el director de ‘El discípulo’. En su caso, su procesamiento le ha traído graves consecuencias para su trayectoria. “Ha sido una losa que me ha perjudicado mucho en mi carrera porque la acusación se tradujo en una enorme dificultad para levantar proyectos. Si ponías mi nombre en Internet salía este tema y eso en este sector del cine es una mancha grande. Algunos compañeros escondieron que les estaba investigando Hacienda porque afecta mucho a la imagen pública”, sostiene.

Sobre la relación entre las críticas del sector católico a su película y la causa por presunto fraude de subvenciones, Ruiz Barrachina reflexiona: “En este país cuando haces algo que molesta se utilizan muchos medios para desprestigiarte públicamente”.

Total
1
Shares
Artículos relacionados
Total
1
Share