Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El alcalde (PSOE) y concejales de Tarancón (Cuenca) en las celebraciones religiosas del Cristo del Amor la Virgen de la Paz

Tras la eucaristía en la Parroquia San Víctor y Santa Corona -donde se veneran las imágenes, oficiada por el párroco Miguel A. Caballero y a la que asistió el alcalde y concejales del Ayuntamiento–  se organizó el desfile, que abría una Cruz infantil, portada a costal por niños para recorrer las calles de la barriada de San Víctor, como es habitual.

Pese a lo desapacible de la tarde, numeroso público estuvo en el recorrido. El trono del Cristo del Amor, a costal, con sus levantás, tras la Cruz, atrajo muchas miradas  al ritmo de las notas musicales de la Banda de cornetas y Tambores “Los Coloraos” de Daimiel, que un año más han estado acompañado este Trono.

Un grupo de cofrades con capuz y túnica de la hermandad le acompañaron. También hubo presencia del estandarte de la Hermandad de  Nuestro Padre Jesus de Nazareno de Tarancón.

A continuación desfiló el trono de la Virgen de la Paz, que superó un pequeño percance a la salida del templo con la corona. Iba de blanco espectacular, portada a costal por mujeres con los acordes de la Banda de Música de Granada.

Tras el trono, la representación religiosa, con el párroco Miguel A. Caballero, y la civil con el segundo teniente de alcalde, Julián Garrido. y la concejala de la Mujer, Lorena Cantarero.

Este año, la habitual “escolta” o “guardia” al trono del Cristo del Amor, que hacia la Guardia Civil ha estado a cargo de una escuadra de la centuria romana de la Pasión viviente, soldados ataviados con los trajes de época.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

La prueba del pañuelo

El feminismo hegemónico parece centrado en erradicar los micromachismos y los espatarres en el metro, pero ni una…
Total
0
Share