Decomisan 60 ovejas que iban a ser sacrificadas en una mezquita de Bolivia

Sesenta ovejas que iban a ser sacrificadas en el barrio de Sopocachi en un rito de la comunidad musulmana   fueron decomisadas ayer por la Guardia Municipal de La Paz, ante la denuncia de los vecinos.

El imán de la mezquita As-Salam de La Paz, Ayman M.K. Altaramsi,  explicó que el sacrificio es parte de la celebración del   Aid al-Adha y denunció discriminación a sus tradiciones. 

«El operativo se hizo a raíz de la denuncia de uno de los vecinos que manifestó que en  la mezquita se estaban sacrificando ovejas. Las personas que  son parte de esta actividad manifiestan que es una tradición, pero, de acuerdo a la normativa municipal, se debe cumplir con ciertas condiciones para hacer  este sacrificio de los animales”, indicó el comandante de la Guardia Municipal, Miguel Zambrana.

Para este ritual religioso  las familias musulmanas, registradas en la Cancillería,  compraron  85 corderos que fueron transportados en dos camiones hasta el pasaje Donato Cardozo, esquina Guachalla, a media cuadra del Mercado Sopocachi. A la llegada de la Guardia edil ya se había faenado 25 ovejas, que -siguiendo la  tradición musulmana- iban a ser donadas a hogares y asilos como  ofrenda de caridad y servicio.

   «Esta carne, al ser destinada para el consumo, debe seguir ciertas condiciones sanitarias que aquí no son las adecuadas. Por tanto, amerita la intervención de la Intendencia para verificar la inocuidad alimentaria y la manipulación”, indicó la autoridad municipal.

  Indicó que en el lugar del sacrificio había sangre  derramada en el suelo, además de  varios elementos que pueden contaminar la carne que se pretendía repartir a diferentes instituciones. Zambrana manifestó  que esta práctica también infringía las normas que prohíben el maltrato animal.

En coordinación con Zoonosis, las autoridades municipales determinaron  el traslado de los 60 animales vivos  al Matadero. Por el calor y el poco espacio, una de las ovejas murió en el camión donde los animales permanecieron  durante las más de dos horas que duro la intervención.

  Altaramsi manifestó que las familias musulmanas  en Bolivia realizan  este sacrificio anualmente desde 2008 y nunca habían tenido  inconveniente alguno. Indicó que la limitación para la práctica de los ritos de su religión es un acto de discriminación a sus tradiciones.

«Es parte de una tradición anual en la que degollamos a los corderos con palabras en árabe. Al corre la sangre la carne es más sana que cuando se  mata al animal con electricidad o por un combazo como lo hacen en el Matadero. Para nosotros sería mejor hacerlo en el Matadero, si nos dejan ingresar y seguir  nuestros ritos”, explicó .

La celebración del Aid al-Adha es la fiesta mayor de los musulmanes que comienza en día 10 del último mes lunar, Dhu al Hija. La festividad  conmemora  la obediencia de Abraham (Ibrahim) ante Dios, ya que aceptó sacrificar a su hijo Isaac. Ante la  fe probada, Dios le proporcionó un cordero   para el sacrificio.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...