De la Vega dice que Ley de libertad religiosa tratará los símbolos y avanzará en la laicidad del Estado

De la Vega dice que el Gobierno mantiene sus compromisos y que la futura Ley de libertad religiosa abordará el uso de los símbolos. El presidente del PP, Mariano Rajoy, tildó de "absurdo" el debate generado entorno a la retirada de crucifijos de los colegios, ya que a su parecer de lo que habría que hablar ahora "es de las cosas que le importan" a los ciudadanos.

El anteproyecto de modificación de la ley de libertad religiosa abordará la cuestión de los símbolos religiosos y avanzará en la laicidad del Estado, según ha anunciado la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Fernández de la Vega ha sido preguntada por esa reforma, la retirada de crucifijos de los colegios y la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre la supresión de símbolos religiosos en los centros escolares.

Aunque no ha dado fecha para su presentación, la vicepresidenta ha reiterado que es un "compromiso" del Gobierno la revisión de la ley orgánica de libertad de conciencia y religiosa para "adecuarla" al pluralismo de la sociedad y a la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

"Es una norma, además, que pretende avanzar en la laicidad que la Constitución otorga a nuestro Estado y, sobre todo -ha subrayado-, en el reconocimiento y protección de los derechos de todos y cada uno de lo ciudadanos, independientemente de que practiquen o no una religión y sea cual sea ésta".

Ha insistido en que se garantizarán los derechos de todos y "la neutralidad de las instituciones", en línea con los principios de la Constitución, de su artículo 16, con la jurisprudencia constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Sobre el asunto de los símbolos religiosos, el anteproyecto "abordará esa cuestión y será el momento en que tendremos el tiempo para debatirla".

Preguntada concretamente por la sentencia del Tribunal Europeo que ampara a una madre italiana que había pedido la retirada de un crucifijo de un colegio público, en qué medida afectaba a España y si sería sólo a colegios públicos o también privados, ha respondido lo siguiente:

"Estamos estudiando la sentencia, y recogeremos, como hacemos siempre, en el proyecto de ley la incidencia que esa sentencia pueda tener en nuestro ordenamiento de cara a esa regulación que estamos tratando de abordar, y de acuerdo con nuestros principios constitucionales, con la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y con la jurisprudencia de Tribunal de Estrasburgo, que respetamos y acatamos".

El Congreso aprobó el miércoles pasado una proposición no de ley, apoyada por PSOE, ERC y BNG, que insta al Gobierno a trasladar la jurisprudencia de ese tribunal sobre la libertad de pensamiento, conciencia y religión desde el principio de neutralidad ideológica del Estado y, especialmente, "en lo relativo a los centros escolares", sin que el texto precisara qué tipo de colegios.

RAJOY LE PIDE AL GOBIERNO QUE SE PREOCUPE DE LOS PROBLEMAS DE LOS CIUDADANOS EN LUGAR DE LOS CRUCIFIJOS

Rajoy, en la rueda de prensa que ofreció tras un encuentro con el presidente canario, Paulino Rivero, incidió en que a él nadie le plantea por la calle dicho debate. "Este debate de los crucifijos a mi nadie me lo plantea por la calle", apuntilló.

Asimismo, indicó que "el Gobierno está para gobernar pero no para meterse en asuntos que son propios de los padres, de la madre y de la sociedad". En este sentido, señaló que se trata de un tema que habría que "quitarlo de la opinión pública".

En cuanto al hecho de que se haya votado en el Congreso de los Diputados aseguró que es "ridículo", ya que puso en duda que la Cámara baja tenga capacidad para decidir sobre si se debe o no poner un crucifijo en un centro educativo. "Yo no creo que el Congreso de los Diputados tenga capacidad para decirle a la gente lo que tiene que poner en un colegio y, mucho menos, en casa", apostilló.

Finalmente, dijo que "nunca" hay problema sobre esta cuestión y cuando se han producido "sale en todos los periódicos, aparece en un colegio o en dos" e incidió en que "la historia, la cultura, la tradición española es que haya un crucifijo", por lo que consideró que no cree que sea el Gobierno el que "debe decir si tiene que haber un crucifijo o no".

AGUIRRE CONFÍA EN QUE NO SE CUMPLA LA DISPARATA INTENCIÓN DE QUITARLOS

Por su parte, la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, ha dicho que "espera" que el presidente Rodríguez Zapatero "rectifique" en la "disparatada" intención de retirar los crucifijos de las aulas de los colegios y le ha felicitado por haber "rectificado a su grupo parlamentario" en este propósito.

En declaraciones a la prensa durante la celebración oficial del aniversario de la Constitución, Aguirre ha señalado que le parece "disparatado" que "de repente se obligue a que desaparezcan" los crucifijos en los colegios donde "los padres han elegido un ideario religioso católico protestante, o lo que sea, pero que tienen a Jesucristo como la seña de identidad fundamental".

Por ello, ha pedido al presidente del Gobierno que evite que se cumpla esta posibilidad y le ha felicitado "por rectificar a su grupo parlamentario", cuando dijo ayer que el Gobierno siempre abordaría una cuestión de este tipo buscando el consenso, la pluralidad y el espíritu y la letra de la Constitución.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...