Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Comunicado del Grupo de Trabajo Feminismo y Laicismo de Europa Laica sobre las declaraciones de Báez

Estos últimos días andamos consternados por el asesinato  de dos niñas a manos de su padre. Asesinato que tenía como objetivo causar el mayor daño posible a la madre de esas dos criaturas.  Al dolor provocado por este crimen se une el de otra menor que deja un bebé huérfano, mientras no cesan los asesinatos machistas a golpes, atropellos o a martillazos de otras mujeres jóvenes, adultas y ancianas.

Ante toda esta barbarie, aún tenemos que soportar escuchar de la voz de un sacerdote las hirientes acusaciones de culpabilidad achacando los horribles crímenes a la infidelidad de las mujeres.

A las mujeres nos matan y además nos echan la culpa.

Cuesta creerlo, pero no es raro que la culpabilidad recaiga sobre la víctima cuando esa víctima es una mujer, en el momento en el que caes en la cuenta de que estos personajes en sus homilías son el germen machista de nuestra sociedad.

No es tan extraño escuchar alegatos machistas en personas que adoctrinan en una religión declaradamente misógina. La iglesia, y en este caso nos referimos a la católica por ser la más extendida en nuestro país (no en vano padecimos 40 años de nacional-catolicismo) es el sostén del patriarcado.

La jerarquía católica española es de las más fanatizadas de Europa. El cura canario no es ni más ni menos que la fiel representación de su ideología.

A pesar de que la Iglesia intenta por todos los medios hacer un lavado de cara para seguir siendo respetada socialmente, no hay que olvidar que sus postulados siguen siendo los mismos desde hace 2.000 años, por tanto, ninguna sorpresa ante las extemporáneas declaraciones, no son en absoluto incongruentes con su pensamiento y el de su organización.

«Paremos rupturas matrimoniales, reforcemos la fidelidad, no entreguemos hijos de un padre a otro, y evitaremos tragedias»

Estas palabras son su dogma y su doctrina, la misma que mantienen en contra de los divorcios incluso si hay maltrato; del aborto incluido el que es producto de una violación o el que pone en serio peligro la vida de la madre, etc niegan en rotundo el derecho de las mujeres a disponer de su propio cuerpo, no contemplan otra cometido vital para las mujeres que no sea la de madre y esposa sumisa.

Porque para el patriarcado la mujer no es un ser sujeto de derecho, para  la Iglesia la mujer es un ser inferior al servicio del hombre nacida de su costilla para satisfacerle y para la sociedad ultra sigue siendo la culpable de todos los males como lo es del pecado original.

Por eso mientras no erradiquemos de la sociedad la rancia escuela misógina que adoctrina a nuestros niños y niñas no conseguiremos la igualdad entre ambos sexos.

No tiene sentido desde los poderes públicos promover leyes y políticas  de igualdad mientras seguimos financiando con el dinero de todas a organizaciones que promueven la misoginia desde púlpitos, televisiones, radios y centros de enseñanza.

Es obligación de toda la ciudadanía promover el Laicismo del Estado y de todas sus instituciones si realmente queremos defender los Derechos Humanos de ese más de la mitad de la población que somos las mujeres.

Total
64
Shares
Artículos relacionados
Total
64
Share