Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Antiabortistas en Madrid

Al parecer Ruiz Gallardón quiere celebrar en Madrid un congreso antiabortista en la que se pretende aprobar una declaración que se llamará “Declaración de Madrid”.  Dicen que quieren darle al evento un tono científico. Me lo imagino; científico de la ciencia que negó que las mujeres tuvieran capacidad para estudiar hasta bien entrado el siglo XX. Científico no va a ser desde luego, va a ser un congreso ideológico, de la ideología de quemar a las mujeres por copular con los demonios (o con lo que sea), de esa ideología: de la ideología de la misoginia. Porque no se trata más que de eso. En el Congreso de los Diputados de un país democrático se va a escenificar, si no lo impedimos,  la aprobación a una de las leyes más antidemocráticas que existen, la que restringe el derecho al aborto; la que impone a las mujeres (la mitad de la raza humana) el control de sus propios cuerpos por parte de un poder ajeno a ellas.  Especialmente perverso es que esas intenciones pretendan apoyarse en la defensa de las mujeres. Es la misma táctica de declararse provida los que, en realidad, son contrarios a considerar a las mujeres como individuos con la misma capacidad para autodeterminarse que nadie les discute a ellos.

Señalar a estas alturas que los llamados provida son una organización internacional de neoliberales obsesionados con los avances feministas y que pretenden neutralizarlos a toda cosa, es una obviedad que ya sabe todo el mundo; que son los mismos que no quieren educación sexual para evitar embarazos, que son los mismos no quieren métodos anticonceptivos para evitar embarazos; que son los mismos que no quieren servicios sociales para que las adolescentes que son madres puedan seguir en la escuela. Que son los que odian y temen a las mujeres. No hay otro motivo para oponerse al aborto que el deseo de control sobre el cuerpo de las mujeres. Llamarse hoy  “próvida” es estar en contra de la vida, de la vida buena en general y de la vida buena para las mujeres en particular. Los llamados provida de los embriones son los mismos, exactamente los mismos, que cierran los colegios en verano indiferentes a que los niños/as pasen hambre. Son los mismos, exactamente los mismos, que en los países latinoamericanos han esterilizado a cientos de miles de mujeres indígenas que sí querían tener hijos; sólo que eran vidas que no gustaban a estos provida. A estos provida no les importan las vidas de las personas ancianas, discapacitadas, enfermas, los recortes que matan les dan igual a estos provida.

Las personas proelección no debemos estar a la defensiva: el derecho al aborto es una conquista civilizatoria. No hay discusión en esto: los países más civilizados del mundo, los más igualitarios, los más democráticos, que destinan más recursos a la igualdad, a los derechos humanos, a la educación, tienen leyes de aborto amplias. Los países menos democráticos, los más pobres, las dictaduras, aquellos en los que la democracia es frágil etc. son los que restringen o prohíben el aborto. Podemos hacer una lista. A un lado países con leyes de aborto; al otro lado países que lo prohíben absolutamente. Es fácil ver en qué lado del mundo se está mejor y eso es, entre otras cosa, porque los derechos de las mujeres son base del progreso social.

Los invitados latinoamericanos invitados por Gallardón vienen de países en los que el castigo a las mujeres pobres que abortan puede llegar a ser de 30 años de cárcel. Los invitados provenientes de El Salvador, concretamente, en lugar de celebrar la vida en Madrid deberían dar explicaciones de por qué en su país, ahora mismo, hay 17 mujeres encarceladas que tienen ante sí la perspectiva de pasarse toda la vida en la cárcel por haber sufrido complicaciones obstétricas y por haber acudido a un hospital para salvar sus vidas. Todas las condenadas son pobres, todas son indígenas. Jamás en el mundo que conocemos, jamás, pronuncien en alto esta palabra, JAMAS, una mujer rica ha sido condenada, siquiera procesada, por abortar. Nunca. Y abortan, de eso no le cabe a nadie ninguna duda. (http://www.las17.org/)

Porque lo que se castiga, lo que se persigue no es el aborto, sino el acto de libertad insoportable que significa para estos patriarcas obsesionados el hecho de que una mujer pobre decida cuándo o cómo ser madre. Porque si las mujeres se hacen dueñas de su sexualidad…los hombres dejan de serlo. Y es una posesión que les cuesta perder, como las otras. Estos próvida son promuerte de las mujeres. Cuando los provida mandan las mujeres mueren, así de simple. Porque el feminicidio, los malos tratos y el desinterés en la salud de las mujeres tienen la misma base ideológica que la necesidad de controlar el cuerpo y la autonomía de las mujeres. Es lo mismo, son los mismos. Y no nos engañamos con Gallardón, ni con estos provida españoles. No se diferencian entre ellos, no los hay radicales y moderados, son los mismos. Si aquí no pretenden condenar a las mujeres a 30 años de cárcel por abortar no es porque no quieran, sino porque no pueden. Por ahora se conforman con los discursos perversos sobre “los derechos de las mujeres” sin mujeres y con avanzar en el camino cuyo fin no es otro que prohibir el aborto, penalizarlo.

 
 

Esta es una de las leyes más dolorosas de este periodo, con serlo mucho muchas de ellas; pero también estoy convencida de que es una de las de más corto recorrido.

Beatriz Gimeno es escritora y expresidenta de la FELGT (Federación Española de Lesbianas, Gays y Transexuales)

Archivos de imagen relacionados

  • Mani aborto M 2012

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share