Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Abogados Cristianos pide al Tribunal Supremo suspender el límite de 25 personas en misa de Castilla y León

La organización ultracatólica, que no descarta llegar a Estrasburgo, compara que este domingo en la Catedral de Valladolid se prohibiera entrar en misa a “muchas personas” con que se permitiera el acceso a un centenar en un teatro “mucho más pequeño”.

La Asociación de Abogados Cristianos ha solicitado este lunes al Tribunal Supremo medidas cautelarísimas para suspender la orden de la Junta de Castilla y León que limita a 25 personas el aforo de celebraciones religiosas, según informa elDiariocyL.es.

Por ello considera que se trata de una medida “muy severa y extraordinariamente desproporcionada que no responde a ningún criterio médico o epidemiológico y que jurídicamente no cumple con el criterio de proporcionalidad y resulta muy amplia y ambigua”.

La organización de juristas considera que “la medida impulsada por el presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, y el vicepresidente, Francisco Igea, es una prohibición de facto de ir a misa y recuerda que las Comunidades Autónomas no tienen competencias para restringir derechos fundamentales”. No descarta acudir incluso al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo por lo que considera “un ataque a la libertad religiosa”, según ha informado a través de un comunicado.

La presidenta de la organización ultracatólica, Polonia Castellanos, denuncia que “ayer en la Catedral de Valladolid se prohibió entrar en misa a muchas personas por superar el límite de aforo de 25, mientras en un teatro de la ciudad, mucho más pequeño se permitía acudir a más de 100”.

Destaca además un Auto reciente del Juzgado de lo Contencioso de Albacete que señala que “el ejercicio de la libertad religiosa, con las limitaciones y condiciones ya impuestas por las normas estatales, no supone peligro cierto de contagio”. Y destaca que “el estado de la ciencia actual de público y notorio conocimiento permite afirmar que los actos religiosos no están entre los elementos propagadores del virus, a diferencia de las celebraciones familiares, actividades lúdicas y recreativas y el ocio nocturno…”.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share