ZP: «Si no hemos aceptado que Rajoy use el terrorismo en campaña, tampoco se lo vamos a aceptar a los obispos»

El presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, replicó anoche en un mitin del PSOE en Orense a la Conferencia Episcopal asegurando que "no tiene derecho" a utilizar el terrorismo en campaña, y "si no se lo hemos aceptado a Rajoy, tampoco se lo vamos a aceptar a los obispos". Además, la actitud de la jerarquía eclesiástica, llevó ayer al ex vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, a afirmar que “los obispos nos están apretando tanto, y aunque no se quiera reconocer, nos están llevando a la denuncia de los Acuerdos con la Santa Sede”.

Después de que el jueves, durante la cumbre bilateral hispano-alemana, asegurara que en cuanto conociera el contenido de la nota de los obispos con motivo de las elecciones generales se pronunciaría, Zapatero replicó anoche a la Conferencia Episcopal en los primeros minutos del mitin. "Los obispos tienen derecho a pedir el voto para el PP, pero esta vez han ido más allá, han caído en la tentación de usar el terrorismo en campaña electoral, y a eso no tienen derecho. Y si no se lo hemos aceptado a Rajoy, tampoco se lo vamos a aceptar a los obispos", subrayó. No obstante, el jefe del Ejecutivo considera que no es necesario modificar los Acuerdos con la Santa Sede, aunque, otras voces del PSOE, como la del ex vicepresidente Alfonso Guerra, muestran su convencimiento de que “aunque no se quiera reconocer, nos están llevando a la denuncia de los Acuerdos con la Santa Sede”.

“Condicionará el fututo de las relaciones”
El presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, también hizo declaraciones en este sentido señalando, según recoge ABC, que la actitud de la jerarquía eclesiástica “condicionará en el futuro las relaciones entre la Iglesia, la jerarquía y el Gobierno”. Chaves consideró que el PSOE tiene “un competidor nuevo, que es la Conferencia Episcopal” y aseguró que los obispos se han “quitado la careta” ante los ciudadanos. Guerra, por su parte, bromeó durante su intervención en un acto electoral en Vitoria: ”qué os pensáis, que van a pedir un día el voto para el PSOE? No, hombre, no”. En este sentido, el secretario general de Organización del PSOE, José Blanco, señaló que “los obispos han decidido entrar en campaña, han decidido pedir el voto para el PP, que fue lo que hicieron a lo largo de toda la legislatura, salir a la calle del brazo del PP, y lo han hecho de una forma muy hipócrita”, afirmó.

Imponer su moral
El último en referirse ayer a la nota emitida por la Conferencia Episcopal fue el jefe del Gobierno que recordó que "la esencia de una convivencia libre es que todo el mundo se sienta libre; la esencia de una convivencia democrática es que se respeten todas las creencias; la esencia de una libertad profunda y auténtica es que nadie, nadie, intente imponer ni su moral ni sus creencias, y se respeten todas". Zapatero, afirmó que “los obispos tienen derecho a pedir el voto para el PP, pero esta vez han ido más allá, han caído en la tentación de usar el terrorismo en campaña electoral”, para advertir de que “a eso no tienen derecho y si no se lo hemos aceptado a Rajoy, tampoco se lo vamos a aceptar a los obispos”.

"El PSOE está muy nervioso"
El PP no ha querido perder la oportunidad brindada por la Conferencia Episcopal para arremeter contra el Gobierno. Según recoge Libertad Digital, la portavoz de Interior del PP en el Congreso, Alicia Sánchez Camacho, ha asegurado esta mañana que los ataques a la Iglesia, se deben a que el Gobierno “está viendo que no le están saliendo las cosas bien". "El PSOE está muy nervioso, está viendo cómo sus propuestas son rechazadas", y que "sus prioridades" durante su mandato "les han salido mal". Camacho sostiene que los socialistas "no están recogiendo lo que esperaban" y ha concluido señalando que se esta conociendo "la verdadera cara de PSOE, la de exclusión y la división”.

“Llamativo”
Otro tema de plena actualidad son los debates electorales entre los principales candidatos. En relación con leste tema el jefe del Ejecutivo quiso reiterar que “en esta campaña va a haber debates ante todos los ciudadanos”. En ese sentido, consideró “llamativo” que en la democracia de nuestro país “hasta ahora sólo hay debates de los candidatos principales a la presidencia del Gobierno cuando hay un presidente socialista”. Tras recordar que “lo hizo Felipe González y por supuesto que yo lo he ofrecido y estoy dispuesto, porque siempre damos la cara y podemos mirar a los ojos a nuestro adversario para explicar lo que hemos hecho”, se mostró convencido de que “no dialoga y descalifica quien es débil”.“Sigo manteniendo como principio el diálogo, el talante y estar al margen y rechazar el insulto y la descalificación que algunos han practicado en exceso en estos cuatro años”, subrayó Zapatero.

¿Qué se va a romper después de las elecciones?
Zapatero arremetió también contra el PP por utilizar el terrorismo como emblema de su oposición y por vaticinar catástrofes durante cuatro años como que España o la familia se rompe. "Vamos a ver qué se rompe después del 9 de marzo", advirtió, tras afirmar que la única catástrofe que no ha vaticinado el PP "es la que van a tener el 9 de marzo".

Igualdad, tolerancia y diálogo
El presidente del Gobierno expuso como principios de su partido la igualdad, la tolerancia y el diálogo, y subrayó que dialoga y es tolerante "quien es fuerte, quien no tiene miedo a convencer o a ser convencido", y "no dialoga y descalifica quien es débil y quien tiene miedo a ser convencido porque sus argumentos no son fuertes".

“Una hucha fuerte”
Además, lamentó las críticas del PP a la promesa socialista de devolver 400 euros a los contribuyentes, que "no les ha gustado nada, seguramente porque no se les ha ocurrido nada para los ciudadanos en cuatro años", y arremetió contra el número dos de los populares en la candidatura de Madrid, Manuel Pizarro. "Quiero escuchar a quien pretende llevar la economía de este país por la derecha, a Pizarro, que diga públicamente si le parece mucho y negativo que los trabajadores en España ganen al menos 800 euros al mes; que lo diga públicamente, para que se enteren todos los ciudadanos", retó. Zapatero recordó que durante estos cuatro años la economía ha crecido por encima de la media europea, y el Estado ha ahorrado "para tener una hucha fuerte".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...