Zoido prefiere a la Virgen antes que a Pilar Bardem

En enero de 2012 (llevaba apenas seis meses de alcalde de Sevilla), Juan Ignacio Zoido demostró su sentido de ‘justicia para todos’: quitó a una calle el nombre de la actriz Pilar Bardem, conocida activista, muy especialmente durante la campaña del ‘no a la guerra de Irak’, para renombrarla “Nuestra Señora de las Mercedes”. Un hecho que vistió como una especie de clamor popular, ya que la justificó diciendo que así se cumplía “el sueño de varias generaciones que habían demostrado su amor a la Hermandad de Santa Genoveva”.

El mérito de Bardem, insultar a Aznar…

La realidad es que cumplía un compromiso que había tomado desde antes de llegar al cargo incluso. Su grupo, el Popular en el Ayuntamiento, había hecho una nota cuando se dio a la calle el nombre de la actriz en el que se leía que “Bardem no tiene más mérito que haber insultado a todo el mundo, incluido el presidente del Gobierno Aznar”. Una calle que antes había tenido el nombre del general Merry, y que se había modificado en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.

Desde el ayuntamiento se promovió que varias hermandades del barrio donde está la calle, el de Tiro de Línea, se realizara una recogida de firmas para promover el cambio. Especialmente activa se mostró la Hermandad de Santa Genoveva, que, por cierto, en su presentación oficial reconoce que tiene ese nombre “en parte” porque ése era el de la esposa del General Queipo de Llano, uno de los golpistas más sangrientos de la revuelta franquista.

Nada de revanchas

En el acto de inauguración de la placa de la nueva denominación de la calle, el ahora ministro de Justicia, muy en la línea de Fátima Báñez, que también confía sobre todo en las vírgenes para resolver el tema del desempleo, alabó la ‘petición popular’ del cambio de la calle, e ironizó sobre “algunos de fuera” que no entienden ni “conocen la devoción del barrio”: “En las manos del Cautivo están muchos de los problemas y pesares del Tiro de Línea y, también, las soluciones”, dijo el alcalde antes de asegurar que había negado que el cambio tuviera nada de revancha.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...