Zaragoza impone a sus habitantes un himno a la Virgen, tres veces al día

Piden al Ayuntamiento que respete las normas del Estado aconfesional

Tres veces al día los zaragozanos son obligados a escuchar el canto católico “Bendita y alabada sea la hora”, que se expande a través de una potente megafonía colocada en las torres de la basílica de la Plaza del Pilar.

La asociación Movimiento Hacia Un Estado Laico (MHUEL) ha entregado, este miércoles, en el Registro General del Ayuntamiento de Zaragoza, un escrito solicitando el cese inmediato de la emisión del cántico católico, porque se trata de un lugar público y común a toda la ciudadanía zaragozana y el sonido se puede escuchar con intensidad en lugares aledaños a la plaza, con redundancia en otros lugares de la ciudad, según Público.

Un Estado aconfesional
La asociación detalla en su escrito que respeta el derecho a la libertad religiosa y de culto, siempre que se ejerza en el ámbito privado y con la debida autorización, e insiste en aclarar que su petición al Ayuntamiento no es contra la confesión católica, sino que busca exclusivamente que el Consistorio cumpla y haga cumplir el principio constitucional de un Estado aconfesional, haciendo que los espacios públicos y comunes a toda la ciudadanía queden exentos de actos, símbolos y manifestaciones confesionales.

El cántico
El cántico que los zaragozanos están obligados a escuchar tres veces al día se trata de un himno a la Virgen María que conmemora su "aparición" en Zaragoza en el año 40 d.C.

Una intromisión
El Movimiento hacia un Estado Laico argumenta en su solicitud que es competencia de los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública. "La emisión de sonidos y ruidos que no pertenecen al interés general ni están al servicio de toda la ciudadanía supone una intromisión indebida en la vida de la ciudadanía".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...