Zapatero y el Papa abordan la ley de libertad religiosa y la próxima visita del Pontífice a España

El presidente español se reúne esta mañana también con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi

El presidente del Gobierno español y el Papa Benedicto XVI se han reunido esta mañana a solas durante 30 minutos, en una visita relámpago de José Luis Rodríguez Zapatero a Roma, en el que también está manteniendo un encuentro con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi. El presidente español ha llegado a las 10.45 al Vaticano y, según fuentes españolas citadas por Efe, ha abordado con el Pontífice la ley de libertad religiosa en España, la vida desde la concepción y la próxima visita de éste a Santiago de Compostela y Barcelona, los próximos 8 y 9 de noviembre.

Benedicto XVI y Rodríguez Zapatero también analizaron la "importancia" de la educación y la actual crisis económica internacional, así como del papel de la ética. El encuentro fue calificado de "cordial" por el Vaticano.

Después de reunirse con el Papa, el presidente del Gobierno ha mantenido otro encuentro con el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, y el secretario para las Relaciones con los Estados, el arzobispo Dominique Mamberti.

Se trata de la primera visita que Zapatero realiza al Vaticano desde que Benedicto XVI fue elegido Papa, en abril de 2005. Aun con todo, es el segundo encuentro que ambos sostienen tras el que celebraron en junio de 2006 con motivo de la Jornada Mundial de la Familia de Valencia.

Al término de su visita al Vaticano, Zapatero se ha trasladado a la sede del Gobierno italiano, el Palazzo Chigi, donde se entrevistará con Silvio Berlusconi.

Normalmente todos los jefe de turno de la UE realizan durante su semestre una visita a la Santa Sede.

"Hay muchos españoles en el Vaticano"

La audiencia se celebró en la Biblioteca privada del Papa y tras la misma entró en la sala el séquito del jefe del Gobierno español, compuesto por nueve personas entre ellas el ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos; el embajador de España cerca de la Santa Sede, Francisco Vázquez; el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Bernardino León, y el secretario de Estado de comunicación Félix Monteira.

También le acompañaron la directora de Política Internacional y Seguridad de la Presidencia del Gobierno, Milagros Hernando; el ministro consejero de la embajada, Carlos de la Bárcenas, y el consejero David Izquierdo.

Benedicto XVI, como estable el protocolo para las visitas de los primeros ministros, recibió a Zapatero de pie ante la mesa de la biblioteca y le dirigió unas palabras en español a las que Zapatero le contestó: "Tiene una pronunciación muy buena".

Un vez sentados uno frente al otro, ayudados por un intérprete de la sección española de la Secretaria de Estado, el responsable de la misma, Fernando Chica, dialogaron durante 30 minutos y en los minutos previos Zapatero comentó al Pontífice que "hay muchos españoles en el Vaticano".

Concluido el coloquio a solas, entró en la biblioteca el séquito presidencial y tras las presentaciones, Zapatero regaló al Papa el libro Historia del Monasterio de San Lorenzo del Escorial, de 1892, escrito por Antonio Rotorda. El Pontífice lo agradeció afirmando que el "libro era muy bello" y le correspondió con un bajorrelieve en bronce de como era el Vaticano en 1.600 y la medalla en oro de su pontificado.

La situación de Cuba

Tras la audiencia, Rodríguez Zapatero se entrevistó con el secretario de Estado Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, y el "ministro de exterires" del Vaticano, el arzobispo Dominique Mamberti.

En ese encuentro estaba previsto, según fuentes españolas, que Zapatero informara a Bertone de su intención de reformar la ley de libertad religiosa en España, que tiene unos treinta años, con el objetivo de regular la utilización de símbolos religiosos en espacios públicos. La reforma suscita recelos en la Iglesia española, aunque el ejecutivo ha asegurado que no afectará a los acuerdos con el Vaticano.

También con Bertone estaba previsto tratar de la situación en Cuba. La Santa Sede y el Gobierno español apuestan por un diálogo crítico y exigente con las autoridades cubanas, según el Ejecutivo español. El régim en cubano, con la mediación de la Iglesia cubana, decidió recientemente trasladar a seis presos políticos a cárceles cercanas a sus lugares de residencia.

Horas antes de la visita al Vaticano, Moratinos se entrevistó en París con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, por lo que ha llegado al Vaticano con información de primera mano, precisaron las fuentes.

Después de la visita a la Santa Sede, Rodríguez Zapatero se dirigió al Palacio Chigi, sede del Gobierno italiano, para entrevistarse con su homólogo italiano, Silvio Berlusconi.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...