Zapatero visitará a Benedicto XVI en Valencia el 9 de julio

Habrá entrevista entre el presidente del Gobierno socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, y el papa Benedicto XVI cuando el pontífice romano visite Valencia durante 24 horas los días ocho y nueve del próximo mes de julio. Así lo dio a entender ayer el obispo auxiliar del Arzobispado de Valencia, Esteban Escudero Torres, al informar sobre el V Encuentro Mundial de las Familias, a celebrar los días uno al nueve de julio.

En conferencia de prensa en la sede madrileña de la Conferencia Episcopal, Escudero dio ayer como "probable" o "previsible" ese encuentro, que el Gobierno desea -el viaje papal se hace a invitación oficial del Gobierno, según los usos diplomáticos-, y Roma no tiene motivos para negar. Los Reyes, acompañados de su familia, también acudirán a Valencia para reunirse con el líder católico.

Benedicto XVI llegará al aeropuerto de Manises el sábado 8 a mediodía y se trasladará en papamóvil a Valencia. Al anochecer participará en un encuentro festivo y testimonial de la familia. Al día siguiente, domingo, presidirá una Eucaristía en la que dará a conocer su mensaje. Concluida la misa, abandonará la ciudad rumbo a Roma esa misma mañana. Todos sus actos se celebrarán en una plataforma, con una torre de 35 metros, instalada sobre el Puente Monteolivete, en la Ciudad de las Ciencias y las Artes. Según el obispo Escudero, presidente de la Fundación organizadora del encuentro, gran parte del evento será sufragado por empresas valencianas y del resto de España.

"No va contra nadie"
Consciente del enrarecimiento de las relaciones entre España y el Estado de la Santa Sede a causa de iniciativas legislativas del Ejecutivo socialista que Roma interpreta como ataques a la familia -sobre todo, la legalización del matrimonio entre homosexuales- , el obispo auxiliar de Valencia aclaró ayer que este multitudinario encuentro "no va contra nadie". Lo dijo en conferencia de prensa, acompañado por el portavoz episcopal, el jesuita Juan Antonio Martínez Camino, y el director de su oficina, el laico Isidro Catela. "El encuentro no va contra nadie, es una fiesta de la familia, y aunque la Iglesia sigue siendo coherente con su doctrina, en estos momentos no va a proponerla contra nadie. Nadie debe sentirse incómodo", dijo.

El mensaje aprobado la semana pasada por la Asamblea Plenaria de los obispos españoles para esta reunión internacional de familias, que ayer leyó su portavoz, dice: "Si siempre ha sido importante anunciar con cuidado y con vigor el Evangelio de la familia, hoy es particularmente urgente. Hay fuerzas empeñadas en desfigurar la realidad misma del matrimonio ante las nuevas generaciones, pero creemos que ser esposo y esposa, padre y madre, es algo imprescindible para formar un hogar sobre el quicio del matrimonio"

Preguntado sobre quiénes son "esas fuerzas empeñadas en desfigurar la realidad", Martínez Camino replicó que los obispos no han querido especificarlo en su mensaje. "Yo tampoco lo voy a hacer"

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...