«Zapatero recitando el Deuteronomio es algo así como un vegetariano zampándose una hamburguesa del McDonald’s»

El Grupo Intereconomía quiere atragantarle al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el Desayuno de Oración al que le invitó su homólogo estadounidense, Barack Obama. Carlos Dávila, director La Gaceta -el buque insignia en papel del ultraconservador Grupo Intereconomía-, publica un durísimo artículo denostando “el estúpido y pretencioso discurso” de nuestro jefe de Gobierno. Dávila rentabiliza al máximo las escasas líneas reservadas "En el Día de Hoy" (sugerente título que nos remonta a tiempos pasados), en la portada del diario, para asegurar que “Zapatero recitando el Deuteronomio es algo así como un vegetariano zampándose una hamburguesa del McDonald’s”. También se despacha a gusto con Baltasar Garzón, a quien la ultraderecha se ha empeñado en sentar en el banquillo por pretender enjuiciar el franquismo. Para Dávila, magistrado y presidente son sólo “dos impostores”.
Otra cosa no, pero capacidad de síntesis sí que posee Carlos Dávila, quien podría ostentar el dudoso récord de decir la mayor cantidad de despropósitos en el menor espacio posible.


“Dos impostores”
Así, bajo el título “Dos impostores” da un repaso a Zapatero y, de paso, a Garzón. Del primero, critica su discurso escrito por un “escribidor”. “Uno de los más grandes periodistas del siglo XX, Luis Calvo, llamaba a estos sujetos, que se apropian de citas como un ratero roba monederos en el metro, ‘simuladores de cultura’. A este tronco le han contado que Moisés hablaba de la ‘Alianza’ y ha dicho: ¡Tate, esta es la mía!”, asegura este miembro insigne de la empresa del ex diputado del PP, Julio Ariza.

El gracioso y el chulo
Como todavía faltaban cuatro líneas para que su carta cuadrara en la portada –de lo contrario, la publicidad de al lado se quedaría descompensada-, Dávila introduce, sin venir a cuento, su dos por uno a continuación. “Estos atrevidos del progresismo con telarañas, Zapatero y Garzón, han estado seguros de que su impostura, a base de terror, sería tomada por dogma. Ya ven que no: hoy la gente se despiporra con Zapatero y dice de Garzón: ya llegó tu hora, chulo”, concluye. Cabe aclarar que no se ha hecho ninguna elipsis: Dávila pasa así de Zapatero a Garzón, y fin de la historia. Lo bueno, si telegráfico…

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...