Zapatero leyó un pasaje de la Biblia en defensa de trabajadores e inmigrantes

El presidente del Gobierno reivindicó también la "autonomía moral" – Zapatero resaltó paralelismos de España y EE UU "porque juntos defendemos la libertad donde se ve amenazada" – Barack Obama hizo un llamamiento al entendimiento político para atender las demandas ciudadanas
 
José Luis Rodríguez Zapatero dedicó ayer su plegaria en el Desayuno Nacional de Oración de los EE UU a reivindicar la "autonomía moral" y se apoyó en un capítulo bíblico del Deuteronomio para abogar por la integración de los inmigrantes y ratificar su compromiso con los parados.

Ante un auditorio de 3.500 personas del mundo político y empresarial, entre los que se encontraban el presidente estadounidense, Barack Obama, su esposa, Michelle, el vicepresidente, Joe Biden, y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, Zapatero habló en español, "en la lengua en la que por primera vez se rezó al Dios del Evangelio en esta tierra", subrayó.

Libertad de todos

Precedido por oraciones y música religiosa, el jefe del Ejecutivo español hizo un alegato en favor de la libertad, la tolerancia y la Alianza de Civilizaciones, condenó la "utilización espúrea de la fe religiosa para justificar la violencia" y honró a las víctimas del terrorismo en España y Estados Unidos, porque "juntos defendemos la libertad allí donde se ve amenazada".

Sin citar la legislación española que regula el matrimonio homosexual, dedicó su plegaria a reivindicar "el derecho de cada persona en cualquier lugar del mundo a su autonomía moral", "la libertad de todos para vivir su propia vida, para vivir con la persona amada y para crear y cuidar su entorno familiar, mereciendo respeto por ello".

Y, como era procedente en el acto, leyó un pasaje de la Biblia, el versículo 14 y parte del 15 del capítulo 24 del Deuteronomio: "No explotarás al jornalero pobre y necesitado, ya sea uno de tus compatriotas, o un extranjero que vive en alguna de las ciudades de tu país. Págale su jornal ese mismo día, antes que se ponga el sol, porque está necesitado, y su vida depende de su jornal".

Instó así a todos los presentes a velar por la integración de los inmigrantes que llegan a trabajar y por aquellos que no pueden ser acogidos y pasan "hambre y miseria", como en Haití.

Zapatero hizo un paralelismo entre su país y Estados Unidos, dos naciones que "deben mucho a los que han venido de fuera" y que "no se entienden sin ello".

Palabras de Obama

Por su parte, el presidente estadounidense, Barack Obama, lanzó un llamamiento a encontrar un "terreno común" y mantener un "debate serio y educado" que permita sacar adelante medidas que beneficien a todos los ciudadanos.

"Ningún bando tiene el monopolio de la verdad", declaró el presidente, quien indicó que cuando las partes insisten en tener razón cada una por su lado, "entonces perdemos de vista a los niños que pasan hambre, a los hombres sin trabajo, a las mujeres que carecen de cobertura sanitaria".

Obama retomaba así uno de los temas que han centrado sus mensajes públicos desde que su partido, el Demócrata, perdiera hace dos semanas las elecciones parciales de Massachusetts y con ellas la mayoría absoluta en el Senado.

Dedicó también en su breve alocución, de unos diez minutos, un recuerdo a Haití. Al respecto, aseguró que "el acto más sagrado de la vida es sacrificar algo nuestro por alguien en apuros" y se lamentó de que "ese espíritu en demasiadas ocasiones está ausente a menos de que ocurra un evento devastador".

Obama y Zapatero cruzaron aplausos y se abrazaron.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...