Zapatero leerá la Biblia en el Desayuno de Oración

José Luís Rodríguez Zapatero es el ponente invitado del Desayuno Nacional de Oración, que abrirá el próximo 4 de febrero el curso político en Estados Unidos. Una ponencia en la que el presidente del Gobierno español tendrá que incluir una lectura bíblica, en un discurso de unos tres minutos. Será su primera participación oficial en un acto evangélico.

Este desayuno, al que asisten más de 3.500 invitados entre políticos, diplomáticos, representantes sociales y religiosos, es una tradición asentada en el país norteamericano. Acompañando al presidente de gobierno estará el portavoz de CiU y presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida.

La mañana del jueves hay dos ponentes que tradicionalmente hablan ante los invitados: el presidente de EEUU y un invitado cuya identidad se suele preservar hasta el último momento. El año anterior, acudió como ponente principal (lo que los estadounidenses denominan ´key speaker´) el ex primer ministro británico Tony Blair y en ocasiones anteriores fueron invitados la madre Teresa de Calcuta, el líder del grupo U2, Bono, o el rey Abdalá II de Jordania, entre otros. La tradición indica que el invitado lee, dentro de su discurso, un fragmento que escoja de la Biblia.

Aunque desde Moncloa no han podido avanzar el sentido del discurso que pronunciará Zapatero, es previsible que el presidente español aborde en su intervención sus ideas en torno a la tolerancia y cohabitación entre diversas creencias, aprovechando que entre los invitados hay representantes de las diferentes corrientes religiosa, y defienda la cooperación al desarrollo con los países más necesitados.

OTRAS INTERVENCIONES
En el caso de Blair, en su intervención del año pasado criticó el extremismo religioso, pero advirtió también del «secularismo agresivo». Bono, por citar otro caso, incidió en la lucha contra la pobreza y el sida, especialmente en África.

La tradición de celebrar este desayuno se remonta, tal y como recordó el presidente de EEUU, Barack Obama, en febrero pasado, al periodo de la Gran Depresión en la década de los 30, cuando muchos en América perdieron sus trabajos, cayeron en la pobreza y los líderes de la comunidad en la ciudad de Seattle decidieron ayudar a sus hermanos congregándolos para compartir una comida y hablar sobre Dios.

Pronto estos desayunos se extendieron por todo el país y desde 1953, cuando el entonces presidente Dwight D. Eisenhower pidió a un grupo de senadores participar en su desayuno de oración, este acto se convirtió en un acontecimiento nacional. Otros países como Reino Unido o Canadá también mantienen esta tradición. En el caso de Washington, lo organiza la organización cristiana The Fellowship Foundation, en coordinación con el Congreso de EEUU y en contacto con la Casa Blanca.

Aunque Zapatero coincidirá con Obama en este acto y tendrá oportunidad de charlar con él, no está prevista una reunión bilateral formal entre los dos como la que celebraron el 13 de octubre pasado. Ambos volverán a verse en Madrid con motivo de la Cumbre entre la UE y EEUU que acogerá Madrid en mayo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...