Zapatero informará hoy al Papa de que la Ley de Libertad Religiosa «no está próxima»

La visita que hoy rinde el presidente del Gobierno al Vaticano, que trasciende el mero protocolo de la presidencia española de la UE, anticipa una densa agenda en la que sobresalen temas como la crisis económica que atenaza a todos los socios europeos, la situación política que se vive en Cuba y, ya en el terreno doméstico, la reforma de la Ley de Libertad Religiosa que prepara el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y que no tiene ninguna prisa en aprobar.
 
El viaje ha sido preparado durante meses por el embajador de España ante la Santa Sede, el ex alcalde de La Coruña Francisco Vázquez, y el cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, un purpurado que ha ganado peso en la curia romana. Se trata de la segunda visita del líder socialista a la Santa Sede, donde ya fue recibido en audiencia en 2004 por Juan Pablo II después de ganar las elecciones generales, y del segundo encuentro con Benedicto XVI, con quien se entrevistó en 2006 en Valencia durante el Congreso Mundial de la Familia.
 
La crisis económica es un tema obligado en la audiencia con el Papa y de la entrevista posterior en el Palacio Chigi con Silvio Berlusconi, decidida a última hora por La Moncloa tras cerrar la agenda con la Santa Sede. La irrupción de este encuentro, de manera inesperada, en el mismo paquete del viaje a Roma ha sentado mal en la Curia vaticana, ante el temor de que la reunión con el primer ministro italiano eclipse el encuentro en el palacio apostólico.
 
Con Bertone y Mamberti
El severo ajuste anunciado por Alemania, el que se prepara en el Reino Unido y los aprobados ya en otros países, con una repercusión directa en los ciudadanos al pivotar sobre el recorte social, centrarán la agenda internacional que repasarán Benedicto XVI y el jefe del Ejecutivo español, como ha ocurrido en otros encuentros privados con los presidentes de turno de la UE. Las cuestiones bilaterales y más concretas serán tratadas en la reunión posterior de Zapatero con el secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, y el secretario para las Relaciones con los Estados, el arzobispo Dominique Mamberti, en las que también está previsto que participe el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.
 
El horizonte que se abre en Cuba también figura en el temario diplomático. La situación de los derechos humanos y de los presos políticos en la isla preocupan en el Vaticano y España supone una pieza clave para hacer de puente con el régimen de Castro. La Iglesia católica protagoniza un proceso de diálogo con el Gobierno de Raúl Castro, que se ha traducido ya en el traslado de seis presos a cárceles de sus provincias de residencia.
 
El Consejo de Ministros europeos de Exteriores, que se celebrará el próximo lunes en Luxemburgo, deberá emitir sus conclusiones sobre la orientación de sus relaciones con la isla caribeña, establecida ahora en lo que se conoce como «posición común». Tanto el Vaticano como el Gobierno socialista apuestan por mantener un diálogo «crítico y exigente» con las autoridades de La Habana.
Medios diplomáticos han confirmado a EL CORREO que Rodríguez Zapatero informará a la Santa Sede de la intención del Gobierno de reformar la Ley de Libertad Religiosa, que data de hace 30 años, dado el avance del pluralismo religioso en la sociedad española, y dejará claro que no se van a revisar los acuerdos Iglesia-Estado. Sin embargo, el jefe del Ejecutivo trasladará al Vaticano que la aprobación de esa actualización legislalativa, que ha levantado serios recelos en la jerarquía católica, «no va a ser inmediata» y que « no está próxima».
 
Su tramitación parlamentaria competiría con la agenda del Congreso, que «acumula trabajo» por la crisis económica, que «es ahora lo importante», según fuentes del Gobierno. En realidad, el Ejecutivo español no quiere abrir nuevos frentes de batalla porque la regulación del uso de los símbolos religiosos en espacios públicos va a pisar muchos callos.
 
La visita servirá también para cerrar detalles de las próximas visitas del Papa a España. Benedicto XVI viajará a Santiago de Compostela el 8 de noviembre con motivo del Año Santo y el día 9 estará en Barcelona para bendecir el templo de la Sagrada Familia. En agosto de 2011 regresará a Madrid para presidir la Jornada Mundial de la Juventud.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...