Zapatero defiende los acuerdos con la Iglesia y dice que no le molestan las Bíblias en las tomas de posesión

Reconoce que no le molesta la Biblia en las tomas de posesión porque es una «tradición que está ahí»

En una entrevista publicada ayer en Público, y preguntado por cuando se quitará la Biblia de las tomas de posesión, el Presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, asegura que "es una tradición que está ahí. No olvidemos que juramos ante el jefe del Estado. Yo prometo, pero a mí, personalmente, no me molesta".

En la misma entrevista, Zapatero dice que hay que tener "algún acuerdo con la Iglesia […] Lo dice la Constitución. Muchas veces yo lo recuerdo y lo tengo presente. Esa relación es perfectamente compatible con mi convicción y mi acción en pro de un Estado aconfesional y laico. Ha habido mucha gente que habla de laicismo y que critica a veces al Gobierno. Pero el Gobierno que ha llevado las leyes más avanzadas, demostrando que no tiene ningún condicionante por las tesis de la Iglesia católica, es este Gobierno. Me sorprende ver determinadas críticas", dice el lider socialdemócrata. "Ser un Estado aconfesional no significa ser un Estado contraconfesional", señala.

*****************************************************

TEXTO DE LA ENTREVISTA SOBRE EL LAICISMO.

Público, 19-10-2008

¿Qué opina del rechazo de la Iglesia a la selección de embriones?

Ni me sorprende ni lo comprendo.

¿Para cuándo se va a quitar la Biblia de las tomas de posesión?

Eso es una tradición que está ahí. No olvidemos que juramos ante el jefe del Estado. Yo prometo, pero a mí, personalmente, no me molesta. Soy un defensor del Estado laico, pero sin obsesionarme.

¿Cree necesario renegociar el Concordato con la Iglesia, o es un asunto intocable?

Algún acuerdo con la Iglesia hay que tener. Lo dice la Constitución. Muchas veces yo lo recuerdo y lo tengo presente. Esa relación es perfectamente compatible con mi convicción y mi acción en pro de un Estado aconfesional y laico. Ha habido mucha gente que habla de laicismo y que critica a veces al Gobierno. Pero el Gobierno que ha llevado las leyes más avanzadas, demostrando que no tiene ningún condicionante por las tesis de la Iglesia católica, es este Gobierno. Me sorprende ver determinadas críticas.

"No me molesta la Biblia en las tomas de posesión. Es una tradición que está ahí" 

Después de la oposición radical a la ley del matrimonio homosexual, la reforma del divorcio, la de Educación para la Ciudadanía, quizá usted no quiera más confrontación con la Iglesia…

Ser un Estado aconfesional no significa ser un Estado contraconfesional. Lo digo como un laico practicante. Pero dentro de mi concepción de la democracia y del socialismo está el respetar que cualquier ciudadano, ejerza un cargo público o no, vaya a misa, y que eso no sea objeto de censura. Me ha parecido una posición incomprensible el que se critique a alguien que accede a un cargo público importante porque tenga una práctica religiosa.

Se refiere a Carlos Dívar, el nuevo presidente del Poder Judicial.

Sí, me refiero a Carlos Dívar.

Carlos Dívar dijo textualmente: "Solo en amar a Cristo y en hacerle amar en una vida coherente y cabal se encuentra la única verdadera Justicia". ¿Le parece lógico que un juez que considera los principios de su fe como la verdadera justicia presida el máximo órgano de los jueces en un país aconfesional?

Absolutamente. Yo procuro ser coherente con mis principios. Es muy ejemplificador lo que ha pasado con Carlos Dívar. Cuando me sugirieron su nombre, analicé su trayectoria profesional e institucional, pero, al igual que no hago con ninguna otra persona, no indagué, porque no forma parte de mi visión de la vida democrática, si iba a misa o si era evangelista, o había apostatado. No lo hago con nadie. Lo otro me parece precisamente lo que desde los fundamentalismos religiosos se practica y yo combato. En mi concepción de la democracia, el respeto a la práctica religiosa ha de ser absoluto. Soy tan combativo en eso como lo soy cuando los obispos han intentado impedir leyes aprobadas por el Parlamento.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...