«Yo, ex legionario de Cristo»

Libro que rompe «la ley del silencio estructural» de una organización «militar-religiosa»

Denunciarlos "equivale a un parricidio", pero para Xavier Léger, callar ciertas prácticas de la poderosa congregación católica de los Legionarios de Cristo equivale a negar asistencia a una persona en peligro.

"Es por esta razón que he venido a prestar testimonio" en "Yo, ex legionario de Cristo, 7 años en una secta en el corazón de la Iglesia" publicado en Francia por la editorial Flammarion, que rompe "la ley del silencio estructural" de una organización "militar-religiosa" fundada en 1941.

El relato se publica en momentos en que la Legión de Cristo anuncia la organización de una asamblea extraordinaria a partir del 8 de enero destinada a "elegir un nuevo gobierno y aprobar nuevas Constituciones".

Los Legionarios, muy apreciados por Juan Pablo II, eran presentados bajo su pontificado como modelos de virtud para la juventud, antes de que se ventilaran las graves acusaciones contra su fundador, el padre mexicano Marcial Maciel, fallecido en 2008. Acusaciones que fueron a menudo ocultadas.

A principios de 2009 se reveló, recuerda Xavier Léger, que Maciel "había abusado sexualmente de varias decenas de niños y adolescentes –incluyendo dos hijos suyos– y mantenido a varias amantes en lujosas villas con dinero de su congregación".

Xavier Léger se adhirió a la legión, a los 23 años, mucho antes de que la Iglesia levantara el velo sobre la escandalosa personalidad del padre Maciel, "venerado como un semidios".

Pero que su figura "haya pasado de la de un presunto santo a la de un perverso sexual, pedófilo, polígamo, psicópata, morfinómano, falsificador y ladrón" está lejos de ser la única falla en el seno de la organización, a ojos de Xavier Léger.

"De hecho, la misma [organización]funciona como una secta, fundada en la manipulación, la humillación, el miedo y una culpabilidad tan poderosa que abandonarla es un verdadero trauma". Al irse, dice, "tuve que asumir el papel de Judas, del traidor. Me convertí en un paria".

Pero no está solo. Decenas de legionarios han desertado de las filas de la organización, ahuyentados por una disciplina implacable que los convierte en "clones con sotana", sometidos a los ejercicios espirituales de un "mecanismo frío y totalitario"

En la vida del legionario, todo está codificado: "nuestra forma de subir una escalera, de caminar por el corredor, de sonreír, de estrechar la mano a un invitado, de sentarse a la mesa. Tenemos que dar la imagen de un ejército en marcha, de una unidad sin fallas".

"Uno de los problemas mayores, destaca Grégoire Baillif, otro exlegionario, proviene de la precocidad del reclutamiento. Damos por sentado que los jóvenes reclutados tienen vocación, cuando en realidad no están maduros para ello".

Ingresado tras la secundaria, tuvo "la impresión de quedar atrapado en una estructura". "Con la agenda de la legión, sus innumerables reglas, uno no tiene tiempo para pensar, ya no hay libertad interior", confió a la AFP.

Una libertad limitada además por la obligación de confesarse con su superior jerárquico o de observar "el voto de caridad", que prohíbe hablar mal de un colega o de un superior.

Benedicto XVI fue el primero en tomar medidas contra Maciel, obligándolo a que se jubilara. Antes de acceder al trono de San Pedro, el cardenal Ratzinger había sido el único en devolver uno de los regalos que este corruptor enviaba a los purpurados y también en no asistir a una gran fiesta ofrecida a los Legionarios en la basílica de San Juan de Letrán en Roma.

Interrogado por la AFP, el padre Tomás Brenti, portavoz de la Legión, declara que "no quisiera juzgar el testimonio de Xavier Léger", pero destaca que hay "compañeros de seminario –yo incluido–, que dicen que su propia experiencia es distinta".

"Desde las revelaciones sobre el fundador se ha hecho un gran trabajo de reflexión en el seno de la congregación", agrega. En octubre de 2011, monseñor de Paolis, nombrado por Benedicto XVI, había indicado que numerosos miembros de la Legión habían decidido abandonarla tras las revelaciones sobre el padre Maciel.

Según el hermano Brenti, "la congregación cuenta hoy en día con 950 sacerdotes y 930 seminaristas religiosos, procedentes en particular de América Latina, América del Norte y Europa".

Libro ex legionario de Cristo

Archivos de imagen relacionados

  • Libro ex legionario de Cristo
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...