Y el obispo de Jerez advierte que el laicismo se quiere cargar las procesiones

Aprovechando la celebración de la Semana Santa, la jerarquía católica continúa advirtiendo a sus fieles sobre los peligros del laicismo. Tal y como recoge Europa Press, el obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez (Cádiz), Juan del Río, aseguró que el laicismo “si pudiera” haría desaparecer las manifestaciones religiosas de las cofradías”.

Del Río aseguró que los laicistas “intentarán vaciarlas de contenidos cristianos y alejarlas de su vinculación con la jerarquía de la Iglesia Católica”, aunque permanecerán porque son un “reclamo para el turismo donde se sustenta gran parte de la economía”. El cardenal de Valencia, Agustín García-Gascó, también ha pedido a los creyentes que se manifiesten sin “miedo” a pesar de que “hoy son muchos, y muy poderosos, quienes desean diluir la presencia” de Dios, según informa Levante.
Juan del Río, mediante una carta pastoral, ha pedido a las cofradías que cuiden la espiritualidad cristiana y criticó que “viendo las conferencias y actos culturales que organizan” parece que “están más preocupadas por los estrenos y el aumento de los enseres cofrades que por cuidar la formación y espiritualidad”. Mediante esta crítica, el obispo de Jerez pretende criticar ese supuesto laicismo en el que según su opinión está cayendo la Semana Santa.

“Fidelidad a las reglas”
Por otro lado, Del Río recordó que los cofrades deben mostrad “fidelidad a las reglas que se profesan y del sentido de comunión eclesial”. De este modo, el obispo de Jerez parece recordar que toda la fiesta debe girar alrededor de las normas de la Iglesia. Por último, Del Río pidió a los cofrades que “no se encierren”, y “contribuyan a elaborar un concepto de sana laicidad, que respetando la legítima autonomía de las realidades terrenas como reclama el Vaticano II luchen para que Dios y su ley moral enga cabida en esta sociedad”.

Ataque al Gobierno
Por su parte el cardenal de Valencia, Agustín García-Gascó, tras pedir a los creyentes que se manifiesten “sin miedo” y a “no esconder nuestras convicciones”, destacó, durante la celebración del Domingo de Ramos, que “a lo largo de la historia siempre se ha intentado acallar a los discípulos de Cristo”. Mediante estas declaraciones, García-Gascó parece relacionar las persecuciones sufridas por los cristianos a lo largo de la historia con la política promovida por el Gobierno de Zapatero.

Educación católica
García-Gascó también pidió a los católicos el que deben elegir entre educar “a nuestros hijos en la fe, o en el espíritu de este mundo y a considerar a Cristo como la solución a los asuntos más graves de la humanidad, o contemplarlo sólo como un fenómeno histórico interesante”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...