Xeraco (Valencia) retira la subvención a la Iglesia para compensar lo que no paga de IBI

El Gobierno de Compromís, PSOE y Canviar suprimen 1.500 euros al aprobar el presupuesto de 2017

El Ayuntamiento de Xeraco, gobernado por Compromís, PSOE y Canviar Xeraco, ha decidido no incluir en el presupuesto municipal de 2017, aprobado recientemente con la abstención del PP, la cantidad de 1.500 euros que, en concepto de subvención, recibía la parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación para llevar a cabo sus actividades religiosas.

Tras dar a conocer las ayudas municipales a otras muchas entidades y asociaciones de Xeraco, la concejala de Hacienda, Jacinta Rubio, de Compromís, argumentó en el pleno que la retirada de la subvención a la parroquia se basa en que la Iglesia Católica «ya cuenta con exención del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI)», y añadió que, en el caso de Xeraco, supone que la parroquia no tenga que abonar unos dos mil euros al año por las propiedades que tiene a su nombre en esta localidad. En cierta medida, la subvención retirada viene a compensarse con lo que el ayuntamiento deja de ingresar en concepto de IBI y otros impuestos de los que ha Iglesia Católica, por ley, está exenta en toda España.

Según señaló ayer a este periódico la concejala Rubio, la retirada de la subvención a la parroquia xeraquera, que no ha venido acompañada de polémica, le fue comunicada previamente al sacerdote titular de la misma.

Las procesiones crearon polémica

Con esta acción del Gobierno local, Xeraco se convierte en el primer municipio de la Safor que, expresamente, decide compensar la imposibilidad de cobrar el IBI a la iglesia con la retirada de una subvención, si bien es cierto que la mayoría de municipios ya no otorgan ayudas directas a las parroquias, sino, en todo caso, a sus actividades de carácter social y, especialmente, a la acción de Cáritas con personas necesitadas.

A diferencia de lo ocurrido ahora, en otros momentos la relación del ayuntamiento con la Iglesia sí ha venido acompañada de polémica política. Ocurrió cuando, en la pasada legislatura, Compromís y PSOE aprobaron en el pleno que los representantes del consistorio no presidieran misas, procesiones y otros actos religiosos. Ese acuerdo fue adoptado cuando la alcaldía estaba en manos de Avelino Mascarell, del PP, quien se opuso a la medida, aunque finalmente la respetó.

Xeraco se situó así en la línea de otros ayuntamientos de la Safor, entre los cuales están Bellreguard o Simat de la Valldigna, donde las autoridades civiles ya no presiden actos religiosos, aunque sí pueden acudir a ellos en calidad de creyentes particulares y en ejercicio de la libertad de culto. En la mayoría de municipios los alcaldes siguen presidiendo esos actos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...