Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Xavier Novell fomentó ‘terapias de conversión’ para homosexuales y también se sometió a ellas

Una persona que participó entre 2018 y 2020 en los ‘tratamientos de reeducación’ sexual que promueven varios de los prelados más conservadores de España explica que el ahora obispo emérito también participó en un curso que pretendía ‘curar’ la homosexualidad y que ha sido objeto de una investigación.

La polémica protagonizada por el ya obispo emérito de Solsona acapara las noticias, aunque la sorpresa no se reduce por el paso de los días. Al contrario, crece sin parar. Su renuncia como prelado, la falta de explicaciones y su desaparición han abierto la caja de pandora de los rumores. Desde que Religión Digital adelantara que Xavier Novell abandonaba su vocación tras haberse enamorado de una mujer, se han sucedido toda clase de teorías. Desde las “razones estrictamente personales” aducidas por la diócesis como única explicación oficial, a una rocambolesca tesis que apunta que el propio Papa Francisco habría pedido a Novell que se autoexorcizase para evitar la ‘tentación’ de una mujer (para más inri, autora de novelas eróticas y satánicas) que le habría sometido.

Entretanto, Novell ha desaparecido por completo. Ha cambiado de número de teléfono, no contesta al correo electrónico ni se ha puesto en contacto con nadie desde que la pasada semana llamara a algunos amigos para explicarles que se había enamorado. Algunas fuentes apuntan a que estaría buscando trabajo en la zona de Manresa como ingeniero agrícola, pero el silencio y la perplejidad son la norma en la diócesis, y en la Conferencia Episcopal: muchos obispos se enteraron por la prensa de la marcha del prelado, que se reunió con el Papa Francisco antes de decidir su renuncia, y que podría haber iniciado su proceso de secularización directamente en el Vaticano.

Junto a todo ello, elDiario.es ha tenido acceso a los testimonios de varias víctimas de las ‘terapias de reversión’ de la sexualidad, que aseguran que Xavier Novell no sólo avaló dichas prácticas, sino que llegó a recibir ‘cursos’ para ‘normalizar’ su sexualidad hasta que fue reconvenido por el Vaticano. No sólo eso: algunos testigos implican a otros obispos como promotores de asociaciones como ‘Verdad y libertad’, cuyo trabajo ha sido prohibido en España por la Santa Sede. Los nombres de Munilla, Reig, Arturo Ros (obispo auxiliar de Valencia) o Javier Martínez (arzobispo de Granada) aparecen en un informe que, el pasado mes de abril, debatió la Conferencia Episcopal, y que adelantó hace unas semanas la revista Vida Nueva.

Y es que seminarios, congregaciones, movimientos y parroquias se han convertido a lo largo de los últimos años en un caladero de candidatos dispuestos a ‘curar’ su homosexualidad, que llegarían a manos de Verdad y Libertad a través del boca a boca de compañeros, directores espirituales o psicólogos afines. Un grupo reducido de obispos (los antes citados) habrían colaborado en sus retiros, compartiendo su testimonio y derivando a jóvenes y adultos.

“No debíamos saber mucho de él”

Jordi (nombre ficticio), una de las víctimas de la asociación, sostiene que “a finales de 2018, Novell inició el itinerario a nivel personal, acabándolo a comienzos de 2020”. Unos cursos promovidos por Verdad y Libertad, que pretendía –y pretende– ‘curar’ la homosexualidad, y que ha sido objeto de una investigación por parte de la Congregación del Clero. El prelado, asegura Jordi, que cita el informe vaticano, habría experimentado “el camino de sanación” y proclamado su experiencia en diferentes foros, mostrando la “necesidad de reafirmar su heterosexualidad”.

“Como era obispo y no debíamos saber mucho de él, se le creó un grupo especial, con Miguel Ángel Sánchez Cordón y Lourdes Yllán (señalados por las investigaciones como líderes de Verdad y Libertad). El resto éramos totalmente dependientes y vulnerables. Novell era un gran pilar en el grupo”. Tanto es así, señala otro de los afectados, que el obispo de Solsona llegó a oficiar la boda de uno de los miembros, que había ‘abandonado’ su homosexualidad, en Madrid. Una ceremonia que se habría producido sin el conocimiento de los padres de la pareja. Recientemente, celebró una misa para el grupo en una parroquia de Torrent (Valencia).

Jordi entró en contacto con el grupo “por medio de un sacerdote del Camino Neocatecumenal”, que le convenció de que “no es natural ni verdadero lo que siento”, y le recomendó una terapia. En los grupos, “hay hermanos mayores, súbditos y siervos del líder, que le obedecen en todo”. Novell formaría parte del grupúsculo de hermanos mayores. 

Terapias “agresivas, destructoras”

¿Cómo son esas ‘terapias’ en las que, según las víctimas, participó también Novell? “Agresivas, destructoras, donde te transformas en un ser dependiente, donde si no pueden contigo te llevan al psiquiatra. Destruyen las familias, hacen que digas que eres gay a todo el mundo y que te vas a sanar, cuando eso no es verdad, es una gran mentira. Te aplican castigos de desierto, dejarte en la soledad, de burla, de destrucción en el grupo, quieren hacerte creer que trabajan tu niño interior”, explica Jordi.

Uno de los fundadores y ex miembro de ‘Verdad y Libertad’, Alberto Pérez, sugiere que la asociación “encontró apoyo en Novell: en Solsona se hicieron misas, congresos, campamentos, charlas y bodas de chicos que decían que habían superado la homosexualidad y se casaban con chicas”.

Buena parte de las supuestas ‘terapias’ se desarrollan, según Jordi, entre Granada y Valencia. De hecho, las víctimas con las que ha contactado elDiario.es apuntan al menos al consentimiento de las mismas por parte del arzobispo de Granada, Javier Martínez; y el obispo auxiliar de Valencia, Arturo Ros. A su vez, resaltan la responsabilidad de otros prelados, como Juan Antonio Reig o José Ignacio Munilla. Casi todos ellos, en algún momento reciente, han tenido responsabilidades en la pastoral juvenil o de defensa de la vida en el Episcopado español.

“Novell y otros obispos fueron marionetas de Miguel Ángel [Sánchez Cordón] que sólo buscaba la aprobación de la Iglesia, y la declaración de Verdad y Libertad como Asociación Privada de Fieles”, asegura Jordi. Ningún obispo llegó a hacerlo, pero tanto “Novell como el arzobispo de Granada están de su mano. Munilla acudió a alguna convivencia, y Ros está al corriente de todo”, sostiene la víctima. Al menos dos seminaristas de Solsona, y alguno de Valencia, siguió estas terapias. 

La investigación

Toda la estrategia se rompe cuando la asociación acude a ver al cardenal Stella, nombrado por el Papa en 2014. “Stella les escucha, pero también a las víctimas”. Es entonces cuando encarga un informe a la Conferencia Episcopal, elaborado por un jesuita, que se debate en la Plenaria de noviembre pasado. “Algunos obispos como Novell, saltan como un lobo contra el informe”, comentan fuentes eclesiales. Desde entonces, Verdad y Libertad funciona con otros nombres, “donde captan a sacerdotes y jóvenes”, explica una de las víctimas.

Tras conocer el informe, el Papa ordenó a estos obispos, específicamente, que pararan. Algunos prelados, a día de hoy, siguen sin darse por enterados. El caso de Novell era mucho más grave. Durante las conversaciones, el prelado habría confesado al Papa que quería dejar el sacerdocio y contraer matrimonio con una mujer. A partir de ese instante, Roma le puso las cosas fáciles, hasta la posibilidad de elegir cómo despedirse. Aunque el Vaticano (y el cardenal Omella, conocedor del proceso) hubieran preferido una explicación pública, tal y como le exigen el clero y los fieles de Solsona. Novell optó por desaparecer.

Las denuncias se están comenzando a derivar a asociaciones como No es Terapia, la Asociación Española contra las Terapias de Conversión, que está trabajando con el Ministerio de Igualdad en el borrador de la Ley LGTBI para lograr que se garanticen los derechos de estas víctimas, y para conseguir que estas prácticas se criminalicen. Algo complicado hasta la fecha, porque la mayor parte de los que han participado en estas terapias no quieren hacerse visibles.

Total
12
Shares
Artículos relacionados
Total
12
Share