Wikipedia castiga a la Cienciología por colar propaganda en artículos

Prohíbe al grupo la modificación de entradas, una decisión sin precedentes La organización encaja el revés mientras se enfrenta a un juicio por fraude en Francia

Parece que en su afán de presentarse ante el universo internauta con el mejor de los maquillajes, con una imagen impoluta, la Iglesia de la Cienciología ha ido demasiado lejos. Así lo entiende al menos la Comisión de Arbitraje de Wikipedia, que ha tomado una decisión sin precedentes al prohibir a la polémica organización –secta para algunos– retocar los contenidos de la web. Tras seis meses de estudio, los miembros de la comisión han optado por censurar toda modificación procedente de una dirección IP (código de identificación en el acceso a internet) vinculada al grupo. Velan, dicen, por la neutralidad de los textos.
Hace dos años el Vaticano, la CIA y el Partido Republicano estadounidense, entre otras grandes instituciones, fueron pillados retocando sus textos; pero aquello era distinto. El estudio del caso de la Cienciología arrojó que esta vez los cambios eran algo más que iniciativas aisladas como entonces: se trataba de un trabajo coordinado de propaganda. Siendo la primera vez que la enciclopedia colaborativa censura a una organización de envergadura, no es sin embargo una sorpresa; en los foros de internet se rumorea que los cienciólogos tenían todas las cartas para el veto, y recuerdan su obcecada tendencia por el control de la información. Y no solo en Wikipedia.

EPISODIO RISIBLE / El pintoresco colectivo –del que el célebre Tom Cruise es su cara más conocida– empezó a ganar mala fama en 1995, cuando intentó, con muy malas artes, boicotear un debate crítico en un grupo de noticias especializado. Recientemente, además, anunció su decisión de prohibir la difusión por internet de documentos cienciológicos supuestamente protegidos por derechos de autor. Aunque el episodio tal vez más conocido, y más risible, se produjo hace poco más de un año, cuando desde ordenadores vinculados al grupo se orquestó una campaña para impedir la difusión de un vídeo en el que Cruise se dedicaba a adoctrinar; tan torpe, inocente y tontamente que los cienciólogos entendieron que había que callarlo.
Pocas cosas pueden estropear más la imagen de la organización que el escándalo de su rama francesa, sometida estos días a juicio por fraude. De la demanda de una antigua integrante; de la decisión de otros cinco agraviados de acompañarla ante el juez; de las sospechas –que el juicio confirmará o desechará— de que la cúpula ciencióloga francesa estafaba a sus «fieles», cobrándoles cientos de miles de euros por libros, vitaminas, «paquetes de purificación» y toda clase de curas espirituales, de todo eso se hicieron eco internet y los medios de comunicación convencionales. El grupo puede no solo ser multado con hasta cinco millones, sino que, si el veredicto no le favorece, tendrá que abandonar sus actividades en Francia. El juicio, iniciado el 25 de mayo, concluirá el miércoles. Eso sí es mala imagen.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...