¿ Vulnerar derechos fundamentales ?

El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura da carpetazo al recurso de los obispos por la reducción de las horas de religión. 
Este Tribunal considera que no se vulneran los derechos fundamentales de los alumnos por la reducción de las horas de religión. Parece surrealista que en pleno siglo XXI aun se puedan plantear estas cuestiones y más aun, que el TSJEx tenga que perder el tiempo y el dinero de los contribuyentes por un asunto de una importancia imperceptible.
Es posible que haya padres que prefieran que sus hijos den mas horas de religión que de matemáticas o de física, pero en general los padres quieren una enseñanza efectiva, útil y que proporcione a sus hijos salidas profesionales.
El hecho de que este asunto llegue al alto Tribunal Extremeño choca frontalmente con la nula implicación de los obispos protestones con los abusos a menores. Quien sabe si los obispos quieren tantas horas de religión para adoctrinar a los alumnos en la sumisión ante los abusos sexuales cometidos por algunos miembros de la iglesia.
Pero por encima de todo la pregunta es ¿ que pintan los curas en el sistema educativo de un país aconfesional y con que derecho meten sus hocicos en los decretos de la Junta ?. Resulta inaudito que a estas alturas los obispos sigan teniendo grandes parcelas de poder en la enseñanza en España. Ya se ha repetido hasta la saciedad, aquellos padres que quieran que sus hijos pasen más horas recibiendo enseñanzas religiosas que horas de química, literatura, matemáticas o física, que busquen a un profesor particular y paguen por sus servicios. Puede que la enseñanza religiosa perdiera gran parte de su interés para algunos padres si esta enseñanza fuera de pago.
Es necesario separar la enseñanza académica de la enseñanza religiosa. En el curriculum de poco sirve anotar que se tiene un conocimiento exhaustivo de la religión católica así como su historia si vamos a optar a un trabajo que no sea profesor de religión o cura.
El fanatismo de algunos padres si que vulnera — y de que modo — los derechos fundamentales de sus hijos, que partirán en desventaja por haber dedicado a la enseñanza religiosa mas tiempo que a materias mucho más útiles para la vida laboral.
Habría que comenzar a desligar ciencia de fe en la educación de España.
Lo dicho, el que quiera mas horas de religión para sus hijos que las pague igual que las paga el padre que quiere que su hijo aprenda alemán, música, pintura, etc.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...