Vuelve la Inquisición

La Inquisición fue un tribunal que se fundó en 1478 por los reyes católicos para mantener la ortodoxia católica en sus reinos.

Este tribunal se mantuvo en España hasta el año 1813 cuando las Cortes de Cádiz, en su sesión del 28 de febrero, lo abolió. Sin embargo en 1826 Cayetano Ripoll, maestro en una escuela del barrio de Ruzafa en Valencia fue ajusticiado, mediante la horca, y posteriormente quemado su cuerpo por una inquisición que no existía, pero que se mantenía de una forma velada, para potenciar el miedo y la sumisión a la Iglesia y normas católicas. Y nuevamente, aunque no se quiera reconocer, se volvió a instaurar, nuevamente de una alguna forma, durante la dictadura franquista, con juicios sumarísimos injustos, donde no profesar la religión católica o su moral eran causas imputables para ser sancionados, condenados a prisión e incluso fusilados. ¡Cuántos demócratas republicanos todavía se encuentran bajo las cunetas y en fosas, solo por el mero hecho de no ir a misa o no creer en Dios! Esa era la nueva inquisición de la dictadura franquista producto de un golpe de Estado ilegal.

Por suerte con la muerte del dictador, llegó la democracia y con ella la vuelta a la libertad de conciencia y a no ser condenado y ajusticiado por creencias religiosas ni políticas. Pero por desgracia, nuevamente vuelve a aparecer en España, en pleno siglo XXI, la inquisición a través de un partido, más propio del siglo XV o de la dictadura. Un partido Vox, ultraderechista, xenófobo y con connotaciones fascistas y heredero de aquella inquisición y de la dictadura genocida que implantó Franco y sus golpistas a partir de 1936 hasta la llegada de la democracia. Un gobierno y una dictadura cruel, retrograda e inquisitora que surgió tras un golpe de Estado contra un gobierno legalmente elegido por la ciudadanía en unas elecciones libres.

Y volver a esos parámetros es lo que pretende Vox: una nueva inquisición. Asumiendo la parte más retrograda de la derecha ultraconservadora y ultracatólica y así acabar con la democracia y sus valores. Y para ello empieza queriendo tener el control de la educación, acabando con la educación libre y es que para Vox con sus propuestas de pin parental y de la ilegalización de aquellos partidos que no piensan como ellos, quieren crear una sociedad manejable y sin criterio. Pretenden meter miedo y amenazar a todo aquello que signifique libertad y el poder pensar y decidir libremente. Es decir, pretenden que seamos y tengamos hijos e hijas ignorantes y retrógrados como ellos y ellas. Pretenden ser ellos y ellas los nuevos inquisidores del siglo XXI. Es decir volver a la inquisición del siglo XV y de la dictadura franquista del siglo XX.

Ximo Estal Lizondo

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...