Volver a tutelar a la mujer

Por supuesto, el PP ya ha dado sus primeros pisotones a los derechos del siglo XXI. Y, como no, las primeras en caer han sido las mujeres. Es su prioridad. Las razones de su opresión (que es la de la repugnante Iglesia) no son morales, son económicas. La Iglesia y los estados imperialistas que la sustentan ven en la mujer una mera máquina de reproducir. Un animal para parir sin más alma que una yegua con la que mejorar y aumentar sus establos. Son ganado, propiedades con las que conseguir dinero y poder. Es urgente tutelar a la mujer para mandar sobre su cuerpo, sobre su mente.

Como argumentó un comentarista aquí: ¿Qué les parecería si la mujer tuviese que pedir permiso a sus padres para tener a su hijo y estos le obligasen a abortar? A todas. Porque la situación inversa es igual de salvaje: que sus padres decidan por una mujer de 16 años si puede o no abortar es volver a la mujer como propiedad del padre.

Pero el PP, ajeno a la realidad social en la que vivimos, jugando hasta el límite (como ha hecho durante toda su salvaje oposición que ha estado a punto de derrumbarnos), quiere borrar estos últimos 30 años de evolución y devolvernos a ese hipócrita espejismo de libertad que fue la transición, a 1985, restaurando la ley de supuestos que tutelan a la mujer. Gracias a la presión de los cristofascistas, Las mujeres tendrán que volver a dar una justificación para abortar. Un atropello a todos nosotros como sociedad. En un comunicado Acai dice que la reforma de Gallardón convertirá “en menores de edad” a todas las mujeres. Como bien explica la Asociación:

La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI) considera que la reforma de la legislación que regula el aborto anunciada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, supone “convertir en “menores” de edad a todas las mujeres españolas”.

Acai advierte que un posible retorno a la legislación anterior supone no solo tutelar de nuevo la decisión de las chicas de 16 y 17 años, “sino convertir en menores de edad a todas las mujeres españolas”.

Además, prosiguió este miércoles la entidad, regresar a una ley de supuestos implica no solo ningunear la decisión de la mujer sobre su gestación, “sino también volver a instaurar la inseguridad jurídica para mujeres y profesionales”.

Y esta inseguridad, advirtió Acai, abre de nuevo la puerta a las interrupciones clandestinas, “lo que pone en peligro la salud y la vida de las más de 100.000 mujeres que abortan ahora por derecho propio en España”.

La asociación aventura, finalmente, que la legislación de supuestos propuesta por el titular de Justicia será “aún más regresiva” que la normativa de 1985, y que excluirá a España de la legislación europea más progresista.

Gallardón es la peor especie de hipócrita: el que se cree su pose. Es un meapilas con pose de tolerante que en cuanto recibe la orden de dejar caer la guillotina lo hace sin pestañear. Y eso es lo que ha empezado a hacer con pose de pesadumbre. Ya no puede ser el alcalde “guay” que sumió Madrid en la bancarrota total en pos de sus delirios de grandeza. Ahora posa de ministro impasible y va ejecutando las órdenes de esas organizaciones, nidos de pedofilia y abusos a menores, que susurran sus órdenes entre mantos púrpuras y crucifijos. Nos quieren devolver a la España del miedo, la cobardía y la muerte en vida. Pero se equivocan en una cosa: ya no estamos dispuestos a aguantar esas bravuconadas. Por mucho que enjuicien a Garzón a modo ejemplar, por mucho que derrumben Megaupload, por mucho que roben el dinero a espuertas, no podrán esconder la línea que trazamos hace tiempo. Y si nos empujan para atrás, volveremos a recuperar cada paso que conquistamos. Con nuestra sangre, con nuestra vida, con nuestro aliento.

No tenemos miedo. Sólo nos falta la rabia. La que nos trajo hasta aquí. Y poco a poco la están recuperando. Y cuando la rabia esté toda en nuestras bocas, los gritos antecederán a la valentía, la generosidad, la lucha.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...