Visita de reliquia: educación y franquismo

Para estos días, Septiembre de 2.012, se auncian en Linares y Úbeda, tal vez en más ciudades andaluzas donde la orden salesiana regenta colegios concertados, la llegada de reliquias de Don Bosco.

Desde el máximo respeto a las creencias privadas de cada cual, y tal vez por ello, también a la memoria del egregio docente, desde el laicismo no acabamos de sorprendernos cada día más de la degradación franquista de la educación.

Por un lado, las corporaciones municipales de diverso signo no tienen empacho en contribuir a la difusión de eventos discutibles desde la confesionalidad y otros criterios.
 
Por otro, ya nos vamos acostumbrando a que, con una orientación de fondo religioso, se recupere también la segregación franquista del alumnado por sexos.   
 
En cuanto a la formación de nuestra infancia y juventud , aparte de que prime cada día menos el ordenamiento constitucional, el rigor racional de ciudadanía, desalienta  la arbitrariedad  e improvisación partidaria en  unos o la desidia y pusilanimidad de otros. De poco han valido las reflexiones del ex presidente González y su ministro sobre lo errado de la red de colegios concertados con su ideario.
 
Pese a todo  parece que hemos vuelto al franquismo, durante el cual las reliquias viajaban de uno a otro lugar por la calle de creyentes obligados. Ahora no es preciso, que como en el caso del anterior Jefe del Estado, vinieran en su coche las Teresa de Ávila. 
 
Pero en fin, estamos en tiempos de crisis y en lugar de fomentar una ciudadanía comprometida, racional, inteligente y creativa convengan soluciones mágicas o milenaristas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...