Vinculan a la periodista y a su pareja con una secta religiosa colombiana

El caso de la mujer que fue violada y golpeada durante tres meses en una casa de Coronel Suárez

Un grupo de pastores evangélicos relacionan a Estefanía Heit y a Jesús Olivera con el movimiento llamado Siglo XXI. Promueven el aislamiento familiar y la creación de iglesias de 12 personas. La fiscal no descarta ninguna hipótesis.

La memoria de la mujer que permaneció tres meses cautiva en una casa de Coronel Suárez se recupera a buen ritmo, en relación a su salud, pero con lentitud si se refiere a la investigación judicial. Desde la fiscalía que entiende en la causa, a cargo de Claudia Lorenzo, no descartan ninguna hipótesis, entre ellas, la presunta conexión de los imputados con una secta religiosa y hasta la versión de una supuesta red de trata de personas. Ayer Lorenzo le tomó declaración a la hermana de la víctima, quien habría vivido con Jesús Olivera, uno de los detenidos junto a su pareja, la periodista Estefanía Heit; y a médicos y psicólogos del hospital municipal. Estos coincidieron en que la víctima necesita "acompañamiento y contención". (Ver recuadro).
Por su parte, Claudio Lofvall, el abogado de la pareja imputada bajo los cargos de abuso sexual con acceso carnal en concurso real con privación ilegal de la libertad agravada coactiva, dijo que "hay muchas cuestiones que están en los medios que no tienen su correlato en el expediente", y reveló que al momento del allanamiento, la policía dejó ir a Olivera, quien finalmente fue arrestado el martes a la medianoche en la localidad de Carhué.
Mientras tanto, en Bahía Blanca y en Coronel Suárez todos hablan del caso que estremece al país: desde los taxistas hasta el intendente.
Pablo Heit salió a defender a su hermana, la periodista acusada: "Pongo las manos en el fuego por ella" y una amiga de la víctima, identificada como Mariela, afirmó a la prensa que la mujer de 33 años le pidió dinero para enviarle a Olivera y que "en el último tiempo, estaba como loca, desorbitada, buscando dinero por todos lados. Decía que buscaba almas perdidas, que tenía que rescatarlas".
Los testimonios de la mayoría de los allegados a los protagonistas de esta historia apuntan a una teoría metafísica. En ese sentido, un grupo de pastores evangelistas propuso un giro en la investigación.
Los religiosos señalan al movimiento carismático internacional Siglo XXI, también conocido como G12. Según el sitio web de este grupo, "Dios le habló al Pastor César Castellanos acerca de construir una iglesia". Según el relato, el Señor también encomendó al colombiano que forme grupos de 12 discípulos y que estos se reproduzcan. A eso lo llaman la visión G12: "La gran comisión 'Id y haced discípulos'". Castellanos es el esposo de una concejal colombiana que también participa en G12. La pareja tiene fuertes vínculos con el ex presidente Álvaro Uribe.
El G12 llegó a Bahía Blanca en 2005 y ese mismo año, diez iglesias evangélicas tradicionales decidieron cambiar su nombre para adaptarse a la nueva ola. La influencia en la zona creció rapidamente y hoy concentran el mayor poder en la ciudad de Olavarría, aunque hay rumores de que en 2013 abrirían una escuela en Bahía Blanca. Con el auge, también aparecieron cientos de pastores que llevan la palabra de Dios como quien saca a relucir un chimento. Uno de ellos sería Jesús Olivera, presidente de la ONG Visión 21, hoy detenido en la comisaría de Coronel Pringles.
El pastor Mauricio Pérez, estudioso del G12, evidenció cuatro características que relacionan el caso con estos grupos que presentan "conductas sectarias": "el aislamiento familiar, dado que la víctima abandonó a una hija de diez años; la teología de la abundancia, debido a los pedidos de dinero; el liderazgo autoritario de Olivera y el constante ejercicio de la regresión psicológica, como se nota claramente en la entrevista radial realizada por Heit a la víctima".
Un familiar de la mujer que estuvo cautiva, que prefirió no dar su nombre, confirmó a Tiempo Argentino que Olivera y la víctima se conocieron en Río Colorado y expresó que "Jesús es un tránsfuga y la presionó para que vendiera su casa", una vivienda recién construida con dos dormitorios, cocina y baño. La víctima, hostigada por la situación, habría estafado a dos familias, vendiéndoles el mismo inmueble, en 40 mil y 50 mil pesos, respectivamente. Al poco tiempo, se marchó del pueblo con la promesa de que iba a estudiar en La Pampa, pero terminó con su cautiverio en Coronel Suárez.
La fuente también reveló que Olivera fundó allí una suerte de iglesia en la Sociedad Española de Socorros Mutuos. Este diario consultó a las autoridades católicas y evangélicas y en ningún registro figuran organizaciones religiosas denominadas "Amar es combatir" o "Visión 21". Tampoco figura Olivera como ministro de paz. «

"síndrome de estocolmo"

La mujer que estuvo tres meses cautiva en la casa de la periodista y su pareja, donde fue torturada y violada, padece el "Síndrome de Estocolmo" y "tiene temores y dificultades del sueño".
Así lo aseguró ayer el secretario de Salud de la municipalidad de Coronel Suárez, Juan José Aspitarte. "En principio se le podría adjudicar el instinto de conservación a lo que damos en llamar el Síndrome de Estocolmo, que es la valoración afectiva hacia sus captores", sostuvo el funcionario.
Aspitarte es médico psiquiatra y atiende a la víctima, que desde el lunes, cuando escapó de su cautiverio, permanece internada en el Hospital Municipal de Coronel Suárez.
El psiquiatra aclaró que cuando la paciente fue internada luego de recuperar la libertad, "lo que prevalecía era el temor en ese momento a la aparición de esa gente y a volver a vivir la situación que había estado atravesando".
Aspitarte indicó que "la paciente, en este momento, tiene algunos temores, aceleración del pensamiento, dificultades del sueño, propias del reajuste de la situación normal que está atravesando en compañía de gente que no la amenaza".
En tanto, la jefa de Salud Mental del Hospital, la psicóloga Marianela Parenti, dijo que la paciente necesita "acompañamiento y contención" de parte de sus familiares.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...