Viene el Papa, polémica garantizada

Papa y México son dos palabras que combinadas significan fervor y, con idéntica intensidad, polémica. El viernes 23 de marzo, fecha en que los mexicanos recuerdan el magnicidio de Luis Donaldo Colosio, el candidato priista asesinado en 1994 en Tijuana, tendrá ahora otro motivo en el calendario. Esa tarde arribará a Silao, Guanajuato, Benedicto XVI. El Papa visita México, y con ello se da por descontado que habrá una avalancha de manifestaciones de devoción por parte de los católicos de este país (que representan casi 84% de la población), pero también se dará todo un debate, que de hecho ha iniciado ya, sobre los propósitos adicionales –o quizá habría que decir reales– más allá de la agenda de actos litúrgicos, de esta visita del también jefe del Estado Vaticano.

"Benedicto XVI viene al país en año electoral, no obstante el escenario de violencia descontrolada, porque viene por todo: las reformas que le garanticen a la lglesia católica poder y capacidad de acción absolutos", publicó este domingo Rodrigo Vera en la revista Proceso, el semanario más importante de México,

"Es asombroso que aún existan personas que, mientras dicen ser defensoras de los derechos humanos, pretenden restringir la libertad religiosa reduciéndola a mera libertad de culto o a una libertad para creer solo dentro de los márgenes de la vida privada. Estoy muy consciente de la historia de México. Pero no debería partirse del miedo de que el clero o la Iglesia 'tomen el poder' o ejerzan poder político. En la actualidad esto, en mi opinión, nace más del prejuicio que de una amenaza real", ha dicho el nuncio apostólico en México, Christophe Pierre, en entrevista exclusiva con Proceso.

Sobre la agenda de Benedicto XVI, al contestar un cuestionario de Vera el nuncio detalla: "Lo que la Iglesia católica y las diversas denominaciones religiosas quieren es, sencillamente, que sus miembros puedan ejercer un derecho fundamental reconocido por los grandes instrumentos internacionales ratificados por México: el derecho a la libertad religiosa en todas sus dimensiones".

Las declaraciones de Pierre parecen confirmar los peores temores de algunos sectores de la sociedad mexicana, que llevan meses denunciando lo poco oportuna de la visita del Papa de origen alemán: se ha criticado desde la elección del lugar específico en que se llevará a cabo toda la agenda hasta que la estadía ocurra a escasos 100 días de las elecciones presidenciales del 1 de julio. Sobre el primer punto, y aunque la Santa Sede ha sostenido que se eligió al estado mexicano de Guanajuato como sede de la visita dado que la altura de la capital mexicana contraviene los consejos de los médicos de Benedicto XVI, es cierto que pocos territorios tan cargados de símbolos como el suelo guanajuatense, donde se encuentra el Cristo del Cerro del Cubilete, hoy el santuario más representativo de la lucha cristera, guerra civil que duró básicamente de 1926 a 1929 y enfrentó a los católicos y al gobierno de la revolución mexicana. Pero en última instancia, que la gira papal coincida con la discusión en el Congreso de ampliaciones a la libertad religiosa es lo que más ha encendido la polémica sobre la verdadera agenda de Benedicto XVI.

"¿Qué ocurre a los mexicanos?, se preguntan en Roma. Siendo un pueblo tan católico, guadalupano, y que cuenta desde hace más de 10 años con gobiernos afines a la sensibilidad de la Santa Sede. Es claro, los monseñores romanos no alcanzan a comprender, ni siquiera los prelados mexicanos, que el afán muchas veces burdo de la jerarquía mexicana por usar el poder público para posicionar su agenda ha provocado el retorno del anticlericalismo. La polémica reforma constitucional, en específico sobre la libertad religiosa, ha desnudado no sólo el entreguismo eclesial de estamentos de la clase política mexicana, sino el levantamiento opositor de diversos sectores y actores de la sociedad mexicana. Efectivamente, ante el creciente clericalismo, es decir, la ambición y el comportamiento descomedido del alto clero, de presión política para imponer privilegios y convicciones al resto de la sociedad, surge una nueva forma de anticlericalismo", escribió el especialista Bernardo Barranco en La Jornada el 2 de febrero pasado.

La parte más álgida de esta controversia comenzó a mediados de diciembre, cuando sin un amplio debate de por medio, la Cámara de Diputados sorprendió cuando en pleno arranque de festejos navideños, con la consecuente merma en la atención a temas complejos, aprobó modificaciones al artículo 24 constitucional concernientes a la ley de cultos.

Dado que es el turno del Senado de revisar la polémica ley, se han dado manifestaciones de grupos que alertan sobre un supuesto intento por "desmantelar" el estado laico en México. Esto rezaba un desplegado hecho público en febrero: "deploramos que una reforma constitucional como ésta, singularmente sensible para los mexicanos, se realice de forma apresurada, sigilosa y sin transparencia. Y defendemos que el estado laico es una condición indispensable para el  efectivo respeto de los derechos humanos. Nuestro rechazo a esta reforma se basa en las siguientes razones:

"La intencionalidad de la reforma es el desmantelamiento del estado laico. Se pretende usarla como punta de lanza para modificar los artículos de nuestra constitución que son pilares de nuestro estado laico. Para ello se busca insertar la expresión 'libertad de religión' en el texto del artículo 24 pero no para ampliar las libertades, sino para exigir al amparo de ella el establecimiento de privilegios clericales, principalmente el remplazo de la educación laica por instrucción religiosa en las escuelas públicas y el control de medios masivos de comunicación".

Otros analistas, sin embargo, han desestimado las proclamas de quienes ven en riesgo el estado laico.

Asentado pues que en México los días por venir serán de debate sobre las implicaciones políticas de la visita papal a un estado donde también gobierna el PAN –no solo el mismo partido que está en la presidencia de la República, sino uno de los panismos más señalados por su cercanía con movimientos ultracatólicos– la única duda que resta es saber si Benedicto XVI podrá generar en los mexicanos algo de la avasalladora empatía que logró en cada una de sus cinco visitas a este país Juan Pablo II. Faltan apenas once días para saber esto último.

Marzo 7, Plaza de San Pedro. Mexicanos asisten a la audiencia pública del papa. Foto: AFP

Archivos de imagen relacionados

  • mexicanos Vaticano
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...