Veinte mil cristianos sudaneses marchan pidiendo protección al gobierno ante la violencia que sufren

Sudán, el país más extenso de África, sigue siendo uno de los lugares en donde la persecución a los cristianos aumenta ante la inoperancia de las autoridades. En agosto se vivieron una serie de ataques, secuestros y asesinatos a cristianos por parte de diferentes bandas militares y religiosas que campan a sus anchas. Esta pasada semana, veinte mil cristianos recorrieron más de cinco kilómetros en una protesta pacífica y silenciosa ante la incapacidad o falta de voluntad del Gobierno para proteger a la región de los conflictos tribales que han producido derramamiento de sangre.

La oración-protesta de tres días fue convocada por el monseñor Edward Hiiboro Kussala, obispo de Tombura-Yambio. Kussala habló de la manifestación a Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), una organización internacional de caridad dedicada a los cristianos perseguidos y oprimidos. Sudán es la prioridad de la organización en África.

En agosto, una banda del llamado Ejército de Resistencia del Señor irrumpió en la iglesia de Nuestra Señora de la Paz y secuestró a 17 personas, la mayoría de ellos adolescentes y veinteañeros. Poco después, uno de los secuestrados fue encontrado muerto, atado a un árbol y mutilado. De los 17 desaparecidos, tres volvieron al día siguiente; no se sabe el paradero del resto.

Una semana después de este atentado, seis personas fueron objeto de una encerrona en un bosque y clavadas con trozos de madera a la tierra. Quienes descubrieron los cuerpos varios días más tarde lo compararon a una grotesca escena de crucifixión. Mientras tanto, llegaron informaciones de que otras doce personas fueron secuestradas en otra aldea cercana.

El obispo Hiiboro explica por qué está pidiendo ayuda internacional: «El Gobierno no se preocupa del problema. Seguían prometiendo que tenían el asunto bajo control pero ahora vemos la realidad. Lo que sucedió en agosto constituyó un enorme choque para nosotros. Fue difícil asumir el hecho de que estábamos expuestos a semejante riesgo», añadió.

«Después de ello, la gente seguía viniendo a mí con tal sufrimiento en los ojos, rogándome hacer algo sobre la situación, conseguir que vuelvan sus hijos y nietos que han desaparecido», afirmó.

El obispo explicó que los tres días de oración y peregrinación se centraron en «afrontar la situación de lo que ha sucedido en el estado de Equatoria occidental y renovar nuestra vida espiritual. Deseamos hacer una protesta silenciosa para decir al Gobierno que la cosas no están yendo bien», informa la agencia Zenit.

CRUCIFIXIONES
La minoría cristiana del sur de Sudán parece ser el blanco de la ira del llamado Ejército de Liberación del Señor. Se trata de una milicia terrorista nacida en Uganda y que desde hace unos años opera en el lado sudanés de la frontera. Esta guerrilla mezcla la brujería, eslóganes monoteístas y mesiánicos, drogas y el uso de niños soldados para cometer todo tipo de desmanes.

Sudán sufrió una guerra de más de 20 años entre el norte islámico y de lengua árabe y las poblaciones del sur, animistas o cristianas. Después de dos millones de muertos, se logró una paz en 2005 que daba cierta autonomía al sur de Sudán.

La guerrilla del Ejército de Liberación del Señor, que durante muchos años luchó en Uganda con armamento y entrenamiento sudanés, se retiró recientemente de Uganda para establecerse en el sur de Sudán. El secuestro de niños y jóvenes como esclavos y soldados es su especialidad.

ESCLAVITUD EN EL SIGLO XXI
En 1877 el mítico general Charles Gordon acabó con la esclavitud en el Sudán británico. Ha llovido mucho desde entonces, pero el norte musulmán sigue capturando, vendiendo y traficando con esclavos negros del sur. «Lo niegan en los foros internacionales, pero aquí se captura, vende y maltrata a una persona por el precio de un perro en Europa», ha denunciado el obispo de Rumbek, Cesare Mazzolari. «En Sudán hay esclavos sexuales y laborales y el mundo no quiere verlo. Tampoco es cosa que se arregle con un bombardeo», dice el obispo

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...