Valencia acepta negociar una moratoria para la aplicación de Ciudadanía en inglés

Profesores, padres y alumnos cuestionan desde hace meses la fórmula ideada por Camps

El consejero de Educación de la Generalitat valenciana, Alejandro Font de Mora, ha anunciado hoy que iniciará negociaciones con el sector educativo para estudiar la posibilidad de retrasar la aplicación de la orden autonómica que obliga a impartir en inglés la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC).

Font de Mora ha aclarado, no obstante, que la moratoria podría imponerse a "corto, medio o largo plazo", ser "total" o "parcial", o ir acompañada de "medidas complementarias en el marco del plan de educación plurilingüe".

El consejero ha realizado este anuncio en los pasillos de Las Cortes Valencianas, después de que ayer la secretaria de Educación, Concha Gómez, se comprometiera a trasladar al consejero la petición de la Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública de aplicar una moratoria a la orden valenciana, que está pendiente de cinco recursos judiciales presentados por los sindicatos y por el Gobierno.

Atendiendo a esta solicitud, Font de Mora ya ha dado "instrucciones" a la Secretaría Autonómica de Educación para que, "a partir de hoy mismo, se ponga en contacto con los distintos representantes del mundo de la educación que tienen capacidad legal negociadora con la Consejería".

Las asociaciones profesionales de directores de Primaria y Secundaria, las federaciones de padres y alumnos y los inspectores de todo el Estado han cuestionado, durante casi tres meses de protestas, encierros y pronunciamientos de los claustros docentes, la fórmula ideada por Camps. Educación se reunirá ahora con los sectores implicados para "plantear un nuevo escenario de negociación", que consistirá en "tratar la posibilidad de que pueda existir una moratoria para la impartición (de Ciudadanía) en inglés", según Font de Mora.

Esto, en la práctica reduciría la implantación del inglés a través de esta materia de nuevo cuño dedicada a los Derechos Humanos y la Constitución a muy pocos centros: 11 donde hubo "profesores voluntarios" capacitados en inglés y una treintena más, donde se enviaron profesores interinos de inglés, informa Neus Caballer. En el resto, en los 330 institutos que se han pronunciado en contra de esta "ocurrencia", quedaría aplazada la decisión de dar las clases en inglés hasta que haya un plan muy concreto para extender de forma escalonada el aprendizaje de este idioma desde la etapa de Infantil hasta la de Secundaria.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...