Utilizando la inteligencia artificial para explicar los conflictos religiosos

Un equipo multidisciplinario sugiere que la inteligencia artificial podría predecir cuándo el desacuerdo se convierte en violencia.

¿Puede la inteligencia artificial (IA) ayudarnos a explicar por qué los humanos hacen lo que hacen?

Un equipo internacional de científicos cognitivos, informáticos y sociales ha dado pasos tentativos en esta dirección al crear un modelo que utiliza «IA psicológicamente realista» para tratar de comprender mejor las causas de la violencia religiosa y el potencial para controlarla.

En términos sencillos, combinaron el modelado por computadora y la psicología cognitiva para crear un sistema de IA multiagente que, según dicen, puede imitar la religiosidad humana, permitiéndoles explorar las condiciones, los factores desencadenantes y los patrones para aumentar las tensiones y los enfrentamientos.

El estudio se desarrolló en torno a la cuestión de si las personas son naturalmente violentas o si factores como la religión pueden causar tensión xenófoba y ansiedad entre diferentes grupos que pueden llevar a la violencia.

Un equipo liderado por Justin Lane, de la Universidad de Oxford en el Reino Unido, utilizó dos ejemplos de la vida real de «ansiedad xenófoba» que condujeron a la violencia física extrema: los «problemas» de 30 años en Irlanda del Norte y los disturbios de Gujurat durante tres días en India, en 2002.

Sin embargo, los investigadores dicen que los hallazgos pueden aplicarse a cualquier aparición de violencia religiosa, en particular a los eventos del Islam radicalizado, cuando la identidad patriótica de las personas entra en conflicto con la religiosa.

Esos hallazgos, publicados en The Journal for Artificial Societies y Social Stimulation, sugieren que los humanos son una especie pacífica por naturaleza, pero están dispuestos a respaldar la violencia en una amplia gama de contextos, particularmente cuando otros van en contra de las creencias centrales que definen su identidad.

Más información en inglés en Cosmos Magazine 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...