Uruguay: Critican a intendencia de Rivera por espectáculos de “adoctrinamiento religioso”

La organización de un programa que incluye eventos “por la vida” y que propagan “el mensaje de Jesús”, motivó una carta abierta de la Asociación de Libre Pensadores, que denunció que se usan dineros y espacios públicos para “una acción de marketing religioso”.

La organización del programa “Rivera brilla”, de la intendencia de ese departamento, generó molestia en algunos grupos del país, que consideran el evento como un ataque a la laicidad.

El evento de la comuna celebra la Navidad con una serie de actividades, muchas de ellas con contenido religioso cristiano, con centro en la Plaza Flores. Por ejemplo, hay un espacio para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, una participación de la Escuela Cristiana de Rivera, espectáculos musicales de coros religioso (“El señor es mi pastor”), un evento “por la vida”, una representación del pesebre viviente a cargo de parroquias católicas, espectáculos a cargo de la Iglesia Evangélica Alianza, una academia de baile cristiana, etcétera. Esta serie de actividades culmina con la entrega de regalos a niños riverenses por parte de Papá Noel.

La Plaza Flores, además, será decorada con “el espíritu de la Navidad cristiana”. Según indica la propia intendencia en un comunicado:” Por el escenario de Plaza Flores pasarán artistas de distintos credos (católicos, evangélicos y de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días), ya que el mensaje de Jesús, de vida y esperanza trasciende las denominaciones, en una clara demostración de que la convivencia pacífica de distintas religiones en nuestra frontera supera la intolerancia que asistimos en el mundo hoy”.

En una carta abierta al intendente de Rivera, Marne Osorio Lima, la Asociación Uruguaya de Libre Pensadores le expresa su sorpresa “al tomar conocimiento del contenido del programa ‘Rivera brilla’, que el gobierno departamental que encabeza difunde por distintos medios, y que se llevará a cabo durante todo el mes de diciembre del corriente año”.

“Sorpresa y malestar por la flagrante acción propagandística y de adoctrinamiento en algunas religiones que encierra el contenido proyectado de esa actividad. ¿Por qué confundir la celebración de la Navidad cristiana, con la identidad cultural de nuestra frontera que va mucho más allá de corrientes religiosas, filosóficas, culturales y otras? ¿No discrimina ese enfoque a otros ciudadanos que no participan de la Navidad cristiana, valores y tradiciones particulares que respetamos, pero que son tan legítimas como las de quienes sostienen otras, sean judíos, umbandistas, etc., o que simplemente no profesan ninguna en particular?”, indica la misiva.

Le recuerdan al intendente que la Constitución de la República establece en su artículo 5º que ‘’todos los cultos religiosos son libres en el Uruguay” y que “el Estado no sostiene religión alguna”. “Entonces, ¿por qué la Intendencia Departamental de Rivera que es parte del Estado de la República, sostiene y promueve con los dineros públicos de todos los riverenses una o algunas corrientes religiosas? ¿Por qué la Intendencia Departamental de Rivera permite que organizaciones o instituciones, avancen en su indisimulada pretensión de colonizar al Estado, imponiendo sus valores y criterios? ¿Esta vulneración del Estado laico es a cambio de algo?”, se preguntan.

“¿Qué aporta ello a la sociedad riverense, castigada por la creciente falta de empleo y la inseguridad pública, el avasallamiento de las conciencias ciudadanas, el enajenamiento de los tradicionales valores republicanos de austeridad en el manejo de los dineros públicos, laboriosidad, solidaridad que también nos han caracterizado en esta frontera, por encima de convicciones políticas, religiosas, filosóficas o de cualquier otro tipo? El programa cultural que dice promover ‘Rivera brilla’, es una mera acción de marketing vendiendo un producto, donde el que gana no es el ciudadano fronterizo de a pie, que ve con horror cómo nuestro departamento de Rivera sigue apareciendo en los puestos más altos de violencia doméstica, de explotación de niños y de crímenes repugnantes contra la vida, el honor y la dignidad de los más débiles, entre otros indicadores sociales preocupantes”, prosigue la AULP.

“Por estas razones señor intendente, deseamos hacer a usted y a todas las autoridades departamentales un respetuoso llamado de atención sobre estos asuntos que no son nada menores, ya que acciones como las que denunciamos son contrarias al carácter laico del Estado de nuestro país. La laicidad que no es una concepción antirreligiosa sino antidogmática”, aseguran.

Le recuerdan a Osorio que “los adversarios de la laicidad en el presente han adoptado múltiples estrategias y formas para vulnerarla, una de ellas es desconociendo lisa y llanamente el ordenamiento jurídico vigente, anteponiendo sus convicciones personales a la de representantes de una institución del Estado laico de la República Oriental del Uruguay, o abriéndole las puertas al protagonismo a representantes de alguna religión, más preocupados por recuperar espacios de poder que por cumplir un rol religioso específico, como si fueran un actor político más de la sociedad, pero sin renunciar a los privilegios económicos de la exoneración de los impuestos de sus templos y demás propiedades, en oposición a la ciudadanía, que debe pagar rigurosamente, a las intendencias por ejemplo, la contribución inmobiliaria, entre otros”.

El programa ‘’Rivera brilla” no integra, sino todo lo contrario, prosiguen: “discrimina, al promover particularismos y utilizar con fines proselitistas espacios públicos que son del Estado y por lo tanto, para el uso de todos los ciudadanos de la República, y no una propiedad que los gobernantes de turno y los poderes fácticos puedan utilizar a su antojo o al servicio de intereses ocultos y subalternos”.

La AULP también se anticipó a algunas críticas que cree que recibirán por oponerse a este programa, pero aclara que las observaciones les parecen importantes y que levantan la voz “cuando ciudadanos de a pie denuncian ‘rezos’ antes de iniciar cursos dictados en centros barriales municipales, o a funcionarios de su administración que se identifican frente a otros trabajadores por su condición o rol en tal o cual corriente de pensamiento, que nada tiene que ver con el rol de empleado municipal, o lisa y llanamente promueven el traslado de trabajadores con quienes no comparten su fe religiosa”.

“Deseamos que el señor intendente y las demás autoridades departamentales, recapaciten y rectifiquen ese rumbo, contrario a la tradición democrática, republicana y laica de nuestro país, a la vez que llamamos a la ciudadanía a ser fieles custodios de la laicidad del Estado, pues ella es garante de libertad, igualdad, tolerancia, búsqueda del bien común, e integración social”, concluye la carta abierta.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...