Urgente impulsar Acuerdo Estatal Contra la Discriminación en Querétaro

Urgente impulsar Acuerdo Estatal Contra la Discriminació n en Querétaro.

·  Las y los diputados no deben bajar la guardia contra la discriminació n, por ello deben aprobar la Ley para Prevenir y Erradicar la Discriminació n en el Estado.

·  SOS Discriminació n Internacional Querétaro, pide al Instituto Electoral de Querétaro, la Comisión Estatal de Derechos Humanos y la Universidad Autónoma de Querétaro que juntos convoquen a las y los presidentes de los partidos políticos en el Estado, así como a sus respectivos candidatos y candidatas (a todos los puestos de elección popular) a firmar un Acuerdo Estatal Contra la Discriminació n.

Por: Mtro. Manuel Edmundo Ramos Gutiérrez*..
Presidente de SOS Discriminació n Internacional Querétaro, México

Luego de que la Comisión de Equidad de Género y Grupos Vulnerables de la LV Legislatura de Querétaro aprobara el dictamen que crea la Ley para Prevenir y Erradicar toda forma de Discriminació n en el Estado de Querétaro (http://www.legislat uraqro.gob. mx/index. php?option= com_content&task=view&id=3951&Itemid=1), SOS Discriminació n Internacional Querétaro solicita a las y los diputados no bajar la guardia contra la discriminació n, por ello deben aprobar dicha ley cuando suba a pleno.

Al mismo tiempo, convencidos y convencidas de que la lucha contra la discriminació n es una tarea que requiere de la acción enérgica y decidida de todos los integrantes de la sociedad y que por lo tanto ninguna institución, organización o persona debe mantenerse ajena a ella, invitamos al Instituto Electoral de Querétaro, la Comisión Estatal de Derechos Humanos y la Universidad Autónoma de Querétaro a que juntos convoquemos a las y los presidentes de los partidos políticos en el Estado, así como a sus respectivos candidatos y candidatas (a todos los puestos de elección popular) a firmar un Acuerdo Estatal Contra la Discriminació n **, que comprometa a quienes lleguen a ocupar un puesto de elección popular (en las próximas elecciones) a promover la cultura de igualdad y no discriminació n basada en las disposiciones contenidas en el artículo primero de la Carta Magna y en la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminació n , así como en los acuerdos internacionales.

Por que corresponde al  Estado “promover las condiciones para que la libertad y la igualdad de las personas sean reales y efectivas. Los poderes públicos federales deberán eliminar aquellos obstáculos que limiten en los hechos su ejercicio e impidan el pleno desarrollo de las personas, así como su efectiva participación en la vida política, económica, cultural y social del país y promoverán la participación de las autoridades de los demás ordenes de gobierno y de los particulares en la eliminación de dichos obstáculos”[1]. “Cada una de las autoridades y de los órganos públicos federales adoptará las medidas que estén a su alcance, tanto por separado como coordinadamente (…) para que toda persona goce, sin discriminació n alguna, de todos los derechos y libertades consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en las Leyes y en los Tratados  Internacionales de los que México sea parte”[2] .

Confiamos en que las instituciones invitadas (y todos los sectores de la sociedad) se sumen al Acuerdo Estatal Contra la Discriminació n , porque todas ellas han venido realizando un trabajo muy importante en el ámbito de los derechos humanos y el fortalecimiento de la democracia.

No debemos olvidar que el desarrollo de una cultura de la no discriminació n implica crear conciencia en la población respecto a que todas las personas son iguales en dignidad y derechos fundamentales, independientemente de si origen, características, preferencias, orientación sexual, creencias, convicciones, etc. Sólo de esta manera lograremos un cambio cultural que de cómo resultado una ciudadanía pacífica, solidaria y respetuosa de la diversidad.

Las sociedades discriminatorias, son sociedades fragmentarias, desiguales, proclives a la violencia y con escasos vínculos de solidaridad. Las sociedades donde se lucha contra la discriminació n son más prosperas, más coherentes, más libres y más solidarias. Unas y otras pueden ser democráticas pero la calidad de su democracia depende de que tan fuerte sea su esfuerzo antidiscriminatorio .

ACUERDO ESTATAL CONTRA LA DISCRIMINACIÓN**

La discriminació n ha lastimado históricamente a personas y grupos en situación de vulnerabilidad o en desventaja, por su origen étnico o nacional, sexo, edad, discapacidad, condición social, económica o de salud, embarazo, lengua, religión, opiniones políticas, preferencia u orientación  sexual y estado civil, entre otros motivos. Así mismo, las prácticas discriminatorias reproducen la desigualdad, la exclusión y la pobreza, atentan contra los derechos fundamentales de las personas, obstaculizan el desarrollo estatal y nacional, además de impedir la consolidación democrática del país.

Por ello, convencidos y convencidas de que la lucha contra la discriminació n es una tarea que requiere de la acción enérgica y decidida de todos los integrantes de la sociedad y que por lo tanto ninguna institución, organización o persona debe mantenerse ajena a ella. Diferentes instituciones y organizaciones de la sociedad civil comprometidas con los derechos humanos y el fortalecimiento de la democracia, convocamos a los presidentes/ as y candidatos/as de todos los partidos políticos a  firmar un Acuerdo Estatal Contra la Discriminació n que compromete a quienes lleguen a ocupar un puesto de elección popular (en las próximas elecciones) a promover la cultura de igualdad y no discriminació n basada en las disposiciones contenidas en el artículo primero de la Carta Magna y en la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminació n , así como en los acuerdos internacionales.

Se espera que el presente Acuerdo Antidiscriminatorio pueda traducirse en políticas públicas concretas que rompan con las inercias culturales discriminatorias, por ello quienes lo firman tienen el compromiso de:

·      Impulsar una perspectiva antidiscriminatoria , así como medidas positivas y compensatorias en las leyes, reglamentos, acuerdos, programas y presupuestos públicos, encaminadas a favorecer la inclusión social plena de las personas y grupos en situación de vulnerabilidad o en desventaja.

·      Incorporar criterios de no discriminació n en la gestión institucional de las distintas esferas de gobierno, así como de los poderes Legislativo y  Judicial para eliminar toda política o práctica que vulnere los derechos humanos.

·      Impulsar el desarrollo de programas contra la discriminació n y a favor de la igualdad de trato y de oportunidades en los sectores privado y social.

·      Alentar la investigación y el debate de temas relacionados con la no discriminació n y la inclusión social a fin de contar con propuestas para la definición de políticas y programas en la materia.

·      Fomentar la participación ciudadana en la construcción de una cultura de la no discriminació n, en la denuncia de acciones discriminatorias, así como en la formulación y seguimiento de los programas gubernamentales.

·      Impulsar acciones de información, sensibilizació n, capacitación y divulgación encaminadas a favorecer la convivencia en la diversidad, el respeto a la diferencia y la igualdad como valores fundamentales de la vida democrática.

Porque comprometerse con la igualdad y la no discriminació n es construir la sociedad democrática y equitativa que garantice el respeto a los derechos fundamentales y la calidad de vida que todas las personas merecemos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...