UPN defiende la ayuda de 9,4 millones al año a dos centros del Opus Dei que segregan

El Supremo ha determinado que las instituciones no pueden concertar con los centros que segregan a niños y niñas. La sentencia afecta a Nafarroa, donde dos colegios del Opus Dei separan por sexos. El consejero de Educación, José Iribas, defiende la subvención pública a ambos centros, que cuestan unos 9,4 millones de euros a las arcas públicas. En principio, la sentencia no afecta a los conciertos ya concedidos, pero impediría su renovación.

La sentencia del Supremo que avala la anulación del concierto a centros que segregan por sexos ha puesto en un brete al Gobierno navarro. Ayer, el consejero de Educación, José Iribas, trató de esquivar la polémica: «Los tribunales se han pronunciado sobre supuestos concretos que no son el de Navarra». Pero sus argumentos no son demasiado firmes, ya que existen dos centros navarros que separan a los niños y las niñas: Miravalles-Redín e Irabia-Izaga. Según Iribas, estos dos colegios «escolarizan con carácter mixto en el inicio a los chicos y chicas de infantil y, posteriormente, en fases superiores, por razones pedagógicas, lo que hacen es repartir en una u otra sede a chicos y chicas». O sea, que segregan.

El consejero, de profundas convicciones religiosas, salió en defensa de la concertación que el Gobierno hace con ambos centros. Aseguró que el Ejecutivo tiene «unos conciertos plenamente vigentes que, lógicamente, deber ser cumplidos». El montante que reciben El Redín e Irabia de las arcas públicas tiene un volumen considerable. Es bastante difícil calcular cuánto recibe cada centro ya que las partidas son muy numerosas. Ahora bien, ambos colegios suponen el 8% de la educación concertada en Nafarroa, que consume en total 118 millones de euros al año. Por tanto, se puede realizar la estimación de que el coste que suponen ambos centros para el erario público es de 9,44 millones de euros.

Además, puede hacerse otro cálculo estimativo: como los dos centros suman unos 2.900 alumnos y el gasto medio por estudiante en la concertada es de 3.269 euros, el coste de todos ellos ronda los 9,48 millones anuales (con datos INE del curso 2010-2011, antes era algo más).

Pese a que Iribas sostiene que la segregación tiene un sostén de tipo «pedagógico», se da la circunstancia de que ambos centros pertenecen al Opus Dei. Más concretamente, el colegio Irabia hace gala en su web de responder a un deseo expreso del fundador del Opus, Escrivá de Balaguer. La segregación de los sexos dentro de esta organización ultracatólica no tiene un origen pedagógico, sino ideológico, que se extiende durante toda la vida dentro de los nú- cleos más cerrados de «la obra», distribuyéndose sus miembros en pisos de mujeres u hombres, nunca juntos.

Conexiones evidentes

Por otro lado, pese a que Iribas quiera marcar distancias entre la sentencia del Supremo y los dos colegios que segregan en Nafarroa, hay conexiones evidentes. El TS falla sobre centros de Andalucía y Cantabria a los que los respectivos gobiernos autonómicos habían retirado la subvención. La separación por sexos atenta contra una ley promulgada en 2006, y censura esta práctica porque atenta contra el principio de no discriminación por razón de «nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición». En realidad, la mayoría de los 67 centros que segregan por sexos en el Estado español pertenece al Opus Dei. Sirva de ejemplo el caso de Madrid, donde de los once colegios que segregan, nueve son del Opus Dei.

En principio, la aplicación de la sentencia no afectaría a los conciertos que ya se han establecido, pero según varios juristas sí que implicaría que estos conciertos no puedan renovarse. En este sentido, el Gobierno navarro puede enfrentarse a pleitos legales si renueva la subvención a Redín-Miravalles e Irabia-Izaga. No obstante, el ministro español de Educación, José Ignacio Wert, anunció ayer que no está para nada contento con la decisión del Supremo y mostró sus intenciones de cambiar la ley. Mientras esto sucede, la postura del Gobierno navarro está en la línea de lo expresado ayer por los sectores más duros del PP, como Esperanza Aguirre, quien sin esperar a Wert anunció que no hará caso al fallo y mantendrá los conciertos.

Por otro lado, los dos centros navarros que segregan son sumamente elitistas y sus plazas tienen bastante demanda. Los resultados académicos que obtienen son francamente buenos, cosa que en parte se debe a que las familias que envían a sus hijos ahí son de clase alta. A modo de detalle significativo, cabe señalar que los uniformes oficiales para El Redín solo pueden adquirirse en El Corte Inglés.

Irabia-Izaga está configurado como entidad sin ánimo de lucro y, supuestamente, es deficitario, sosteniéndose con la aportación de la Fundación Irabia. Miravalles-El Redín pertenece a Fomento de Centros de Enseñanza. Esta sociedad anónima gestiona 57 centros y en todos ellos hay segregación. Su web dice que así se puede desarrollar la dignidad dentro de la «feminidad y la masculinidad».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...