Uno de los yihadistas detenidos en Mallorca planeaba una matanza en la plaza del Ayuntamiento de Inca

El auto del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, con el que ha mandado a prisión a los cuatro yihadistas detenidos el miércoles en Mallorca, revela algunas de las escalofriantes actividades que planeaban los radicales islamistas con acciones violentas en la isla. Abdelkaer Mahmoudi tenía intenciones de convertirse en mártir y planeaba una «matanza» en la plaza del ayuntamiento de Inca, conocida como plaza de España. En concreto, pretendía apuñalar a los viandantes que circularan por el centro neurálgico de la ciudad, según consta en el auto que ayer por la parte dictó el magistrado.

Las dramáticas revelaciones demuestran que Mallorca ha estado muy cerca de sufrir un atentando terrorista del Estado Islámico de consecuencias trágicas como los ocurridos en París o Manchester y que gracias a las fuerzas de seguridad se ha conseguido evitar. En el auto del juez Pedraz no se especifica en qué fecha Mahmoudi pretendía cometer la sangrienta «matanza» en Inca. No obstante, detalla que era un individuo muy radicalizado y capaz de morir por la causa yihadista de Dáesh y se le califica como «líder espiritual» de la célula mallorquina.

Abdelkader, detenido en la calle Mare de Déu de l’Esperança de la capital del Raiguer, es definido por el juez como un individuo que «planeaba acciones violentas, se había pronunciado públicamente a favor de la yihad, compartía contenido de adoctrinamiento en mensajería instantánea y reclutó a nuevos integrantes de la organización». Los investigadores hallaron en poder imágenes de ejecuciones de la Dáesh.

La posibilidad de un atentado en Inca, apuntada por el magistrado de la Audiencia Nacional, causó una profunda conmoción en la ciudad, ya que la plaza de España es el centro neurálgico de la capital del Raiguer y uno de los lugares más concurridos de la localidad.

Sobre Azzous Azdad, imán de la mezquita de Inca, indica que también habría participado en reuniones clandestinas, en la elaboración de material audiovisual idóneo para procesos de captación yihadistas y «adoctrinaría en el salafismo yihadista a menores, así como detraería fondos de la comunidad religiosa para provecho propio». Incluso se apunta que el imán de la mezquita de Inca adoctrinaba a niños con material de entrenamiento terrorista del Estado Islámico que incluso contenía «ejecuciones llevadas a cabo por menores».

Abderrahman Farid es el tercer detenido, en ese caso en Binissalem. El juez Pedraz lo considera como el encargado de dirigir y convocar las «reuniones reservadas en las que adoctrinaría a los presentes en contenidos idóneos para su radicalización». Farid también habría manifestado públicamente su total adhesión a la causa yihadista. Fuentes de la investigación apuntan que los tres detenidos acompañaron al imán considerado el cerebro de la célula cuando en 2014 visitó Mallorca y lanzó sus proclamas ante la Seu.

El cuarto detenido es Ali Mtioui, que residía en la localidad de Ariany. Es el que menos implicado en la causa yihadista, según el escrito de la Audiencia Nacional. No obstante, si se encontró numeroso material audiovisual en su poder y publicaciones en su perfil de Facebook «contenidos que ensalzaban a la organización terrorista del Estado Islámico. De igual modo, participó en las reuniones reservadas organizadas por el líder espiritual en Mallorca, Abdelkader Mahmoudi de Inca.

Los imanes de Inca condenan la violencia en nombre del Islam

Los responsables de las comunidades musulmanas locales dicen que se debe estar vigilante y denunciar los comportamientos sospechosos

Los imanes de Inca junto a los representantes de las comunidades musulmanas de la ciudad llevaron a cabo ayer un gesto simbólico «por la paz», quisieron fotografiarse junto con las autoridades locales en la plaza de España, el mismo escenario donde presuntamente uno de los terroristas detenidos planificaba una matanza. Los imanes: Abdoul Aziz Ndiaye y Najem Ed Dargaoug lanzaron un mensaje conciso y claro proclamando que ellos mismos estarán vigilantes y serán los primeros en denunciar cualquier comportamiento sospechoso en sus comunidades.

Los imanes, junto con el presidente de la Federación Islámica de les Illes Balears, Mahfouz Abumafouh, y miembros de las juntas directivas de las comunidades de Inca, se reunieron poco antes de la proclama con el alcalde de Inca, Virgilio Moreno; portavoces de cada grupo político municipal y con el Director general de Interior del Govern de les Illes Balears, Pere Perelló. Durante 30 minutos intercambiaron opiniones en el salón de sesiones municipal.

En mitad de la plaza de España de Inca Abumafouh reiteró «el compromiso de las comunidades islámicas con la paz, con el respeto y, sobre todo, con la absoluta colaboración y confianza con la policía y la Justicia españolas». El presidente conoce personalmente a dos de los detenidos pues pertenecían a la misma mezquita y ayer, tras conocer las últimas noticias, se manifestaba abatido y sin poder casi reponerse de la sorpresa e indignación.

El imán Dargaoug insistió en lanzar un mensaje de «tranquilidad, calma y respeto. Nosotros somos los primeros que condenamos estas actitudes. No queremos esto. Tenemos que confiar en la Justicia; dejarla trabajar y que llegue hasta el fondo».

Ndiaye afirmó que «las puertas de la mezquita están abiertas para cualquiera que desee algo de nosotros. Nos sentimos unos ciudadanos más de Inca, integrados y en paz. El imán dijo que «la comunidad no se siente manchada, pero sí en duelo. Con dolor por todo lo que esta pasando aquí y en todo en el mundo. Luchar contra la violencia ha de ser un compromiso de todos y debemos estar vigilantes y avisar a la Policía; y yo seré el primero si observo comportamientos sospechosos».

Agregó de forma rotunda la «más absoluta condena contra cualquier forma de violencia, sobre todo si es en nombre del Islam». «Nosotros estamos asustados; no estamos tranquilos, igual que el resto de vecinos de Inca. Nosotros queremos la paz», finalizó.

imanes Inca 2017

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...