UNI Laica califica de “herencia del franquismo” el pregón universitario de Sevilla

UNI Laica, la plataforma que reclama la laicidad dentro de la Universidad de Sevilla, denunciará ante el Defensor Universitario la celebración el pasado 2 de abril del pregón universitario en el paraninfo del Rectorado, un acto íntimamente ligado a la institución universitaria que se viene celebrando ininterrumpidamente desde 1973. El colectivo está planteando realizar acciones de protesta, aunque descarta llevar a cabo cualquier tipo de iniciativa durante la salida procesional de la cofradía de Los Estudiantes -organizadora del pregón- el próximo Martes Santo. Según asegura a LA RAZÓN Cosme Salas, catedrático y secretario de UNI Laica, el pregón y la relación que mantiene la hermandad con la Universidad de Sevilla es una “herencia del franquismo”.La Universidad es un espacio para la reflexión y el pensamiento crítico y no para actos con mensajes dogmáticos y religiosos”, subraya. Cabe recordar que en el recinto del Rectorado se ubica la capilla universitaria, y en el interior del propio edificio de la US la casa hermandad de Los Estudiantes.

Asegura UNI Laica que cuenta con el apoyo de los sindicatos CC OO y SAT en esta denuncia, así como del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (CADUS), del Movimiento de Acción Estudiantil (MAE) y de miembros de la Universidad de Sevilla a título particular. El pasado 29 de marzo UNI Laica ya presentó un escrito de queja dirigido al rector en el que se solicitaba que el acto no se realizara en el paraninfo ni en ningún otro espacio académico de la Universidad, ni que al mismo acudieran autoridades académicas en representación oficial de la Universidad. Finalmente, se celebró en los términos habituales.

El colectivo denuncia que la utilización de un espacio académico como el paraninfo para la realización “de un acto confesional, al que se le otorga el carácter de acto oficial de la Universidad, atenta contra el principio constitucional de aconfesionalidad del Estado y contra el principio general de neutralidad ideológica y religiosa que deben mostrar todas las instituciones democráticas”. “Esta inaceptable intromisión confesional en el ámbito universitario es especialmente grave al tratarse de una universidad pública, ya que se vulnera en ella el derecho a la libertad de pensamiento y de conciencia, y constituye una falta de respeto institucional a la diversidad de convicciones y creencias de los miembros de la comunidad universitaria”, afirma.

El último pregón universitario fue pronunciado por María Santana y, a lo largo de la amplia trayectoria del acto, han pasado por este atril personas que luego han pregonado la Semana Santa de Sevilla. LA RAZÓN se ha puesto en contacto con el director del Servicio de Asistencia Religiosa de la Universidad de Sevilla (SARUS) y con el hermano mayor de Los Estudiantes, que han declinado valorar el asunto.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...