Unas tradiciones de capa caída en Andratx

El municipio de Ponent pierde en los últimos años procesiones religiosas por la falta de participación

Las manifestaciones de fervor religioso en Andratx no mantienen el vigor que exhibían en otros tiempos no tan lejanos. Ya sea por el creciente laicismo de la sociedad, la escasa involucración vecinal en la vida de pueblo o el simple desinterés, lo cierto es que la reciente decisión del consejo parroquial de la iglesia de Santa Maria de suprimir la tradicional procesión del Corpus Christi por falta de fieles no constituye un ejemplo solitario de esta realidad a la que se enfrentan los responsables religiosos del término.
Sin ir más lejos, el año pasado, el consejo parroquial optó igualmente por dejar de celebrar la procesión con motivo de la festividad de la Mare de Déu d´Agost, que tenía como punto de referencia la capilla de la barriada de sa Coma.
La tradición dictaba que los vecinos sacasen a hombros cada 15 de agosto una talla de la Virgen de Llull, que transportaban desde sa Coma hasta Son Curt.
En aquel entonces, el rector de Andratx, Joan Bordoy, se quejaba de que nadie de la comisión de fiestas se interesaba por dichos actos religiosos y constataba la falta de involucración de los residentes a la hora de sacar en procesión a la Virgen.
Bordoy puso como ejemplo de ello que en una de sus últimas ediciones, sólo hubiese políticos entre las personas que llevaban a hombros la imagen.

Fin de la romería a Son Orlandis
La romería a la ermita de Son Orlandis también pasó a la historia. Se realizaba el primer domingo de mayo. Desde Andratx, los devotos se encargaban de portar una pequeña imagen de la Virgen del Rosario, una valiosa talla del siglo XVII.
El lugar de destino era la misma ermita situada en la montaña de la Tortuga en la carretera del Port d´Andratx. En esta romería, tras la ceremonia religiosa, se ofrecían paellas populares a los asistentes en calidad de comida de hermandad.
Pero también se pueden hallar más rastros de esta nueva realidad en que se encuentra el municipio. En el tradicional Encuentro, en que se desciende la talla de Jesús a hombros para el reencuentro con la Virgen, el recorrido se ha reducido significativamente.
Asimismo, las Devociones de Maria, Sagrado Corazón de Jesús, y la del Santo Rosario en los meses de mayo, junio y octubre ya no se hacen.
Sin embargo, no todo son noticias negativas para el consejo parroquial de la localidad. La iglesia de San Joaquín en Camp de Mar, que ha estado sin apenas actividad durante los últimos dos años, volverá a celebrar misas en la pequeña capilla durante el verano y hasta el mes de septiembre. Será todos los domingos a las ocho de la tarde.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...