Una vida robada y recuperada

Ana Isabel, adoptada por un matrimonio de buena posición ya fallecido, guarda silencio hasta conocer a su madre biológica

Reencuentro. Ana Isabel Azagra ha cerrado el círculo. Nació en la Casa Cuna de Valencia en 1969, pero a su madre la sedarony le dijeron que había tenido un varón muerto, según dice. Luego fue adoptada por un matrimonio con buena posición que ya ha fallecido. Ahora, el ADN le ha permitido hallar a sus hermanos y ya sueña con abrazar a su madre 44 años después.

Una llamada telefónica recibida el pasado viernes le dio a la valenciana Ana Isabel Azagra, de 44 años, la noticia de su vida: las pruebas de ADN han identificado a su familia biológica y han permitido que se reencontrara con sus cuatro hermanos de sangre y que esté a punto de conocer a su madre biológica, a quien habían ocultado el proceso para no crearle falsas expectativas. Ana Isabel todavía no quiere hablar en público. Quiere hacerlo más adelante. Sin embargo, quienes la conocen aseguran que se encuentra "muy feliz", pero inmersa en un cúmulo de sensaciones difíciles de digerir. Porque su historia, todavía no hecha pública, no ha sido común entre los casos de niños robados al nacer.

Según testimonios recopilados por este periódico a través de varios conocidos suyos, su madre biológica dio a luz en la Casa Cuna Santa Isabel de Valencia el 18 de febrero de 1969 a las 00.20 horas. El personal médico dijo a la madre -que era menor de edad y que había sido sedada para el parto- que había tenido un varón y que había muerto. Pero era falso, según Ana Isabel. Había sido una niña, estaba viva y la dieron en adopción. "Soy adoptada de forma "legal"", ha escrito, poniéndole comillas, la propia Ana Isabel. En realidad, la adoptó un matrimonio de Valencia con buena posición social al que dijeron que la pequeña había sido abandonada.

Casa Cuna Santa Isabel de Valencia

Los padres adoptivos, a quienes Ana Isabel agradece todo lo que han hecho por ella, ya han fallecido. Y fue un familiar quien le avisó de que había sido adoptada. Ella, casada y con una hija, se puso a trabajar para encontrar sus orígenes de una forma muy activa, colaborando con la SOS Bebés Robados y con la Asociación Nacional de Afectados por las Adopciones Irregulares. Sin embargo, topó con la falta de ayuda de la Casa Cuna de Valencia. Lo denunció en su día por internet: "Sor Aurora Gallego [religiosa y directora de la Casa Cuna] dice que los adoptados no busquemos orígenes biológicos (…). Mi derecho a conocer mis orígenes es vital. [Pero] Casa Cuna Santa Isabel me niega ese derecho".

Ahora, por fin, ha atado cabos. Un primer análisis dio muchas posibilidades. La prueba de ADN lo ha confirmado al 100 %. Su familia biológica también ha estado viviendo en Valencia todo este tiempo. Hace unas horas, escribía: "Estoy muy feliz porque he encontrado a cuatro hermanos que me quieren y a una mamá a la que muy pronto voy a abrazar".

Archivos de imagen relacionados

  • Casa Cuna Santa Isabel de Valencia
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...