Una sentada de medio millar de personas evita la demolición de una iglesia evangélica

Una sentada espontánea de 500 personas en una iglesia que las autoridades iban a demoler, propiedad del grupo evangélico Asamblea de Dios, en Santiago de Cuba, forzó a parar la excavadora, según informa este lunes el sitio Christian Solidarity Worldwide (CSW).

Medio millar de manifestantes participaron en una marcha por la ciudad de Santiago de Cuba, según el medio. Asimismo, marchas simultáneas tuvieron lugar en Guantánamo y Contramaestre.

Una manifestación se celebró frente a la sede local del Partido Comunista de Cuba (PCC) para protestar contra las confiscaciones del Gobierno y la demolición de propiedades de la iglesia, precisa CSW.

Los manifestantes marcharon a la iglesia evangélica y encontraron que ya había sido parcialmente demolida. Se reunieron debajo del tejado, que todavía estaba en pie, y dijeron a las autoridades que si continuaban con la demolición, tenían que hacerla con ellos dentro.

El pastor Fausto Polemo, líder de esta iglesia, fue informado a principios de año que su templo sería confiscado y le prohibieron ofrecer más servicios, indica CSW.

Los líderes de la iglesia en Santiago contaron al medio que la marcha estuvo organizada por la dirección regional de Asambleas de Dios para protestar contra una ola de expropiaciones de propiedades de la iglesia, que empezaron a principios de año.

CSW afirma haber recibido reportes de muchas confesiones que afirman que la ley ha sido usada para fijar como objetivo muchas iglesias, incluyendo propiedades históricas, en toda la Isla.

La dirección de la Asamblea de Dios envió una carta a Raúl Castro declarando su rechazo a aceptar la expropiación de ninguna de sus iglesias o capillas, acompañada con una petición con 23.739 firmas, que se consiguieron en cinco días.

El jefe ejecutivo de CSW, Mervyn Thomas, declaró que la organización está “al lado de las Asambleas de Dios de Cuba y cada confesión que esté luchando con expropiaciones ilegales de sus propiedades por parte del Gobierno cubano”.

Agregó que “el coraje de estos cristianos en Santiago, que a pesar de los riesgos de marchar en solidaridad para apoyar la libertad religiosa y luego poner sus cuerpos entre la iglesia del pastor Polemo y la demolición del templo, es digno de elogio”.

Thomas apeló al Gobierno cubano para que revoque la legislación y cesen los ataques a las iglesias.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...