Una procesión a las 2 de la madrugada despierta un barrio de Granada

En Granada el sábado se procedía a celebrar una procesión con motivo de la coronación canónica de la Virgen de la Amargura por parte del arzobispo en la catedral; y de la colocación de la medalla de oro de la ciudad por parte del alcalde en la plaza del Ayuntamiento.

Más de ocho horas estuvo procesionando las calles de Granada, finalizando su recorrido por las calles del Realejo, en el que se encuentra la iglesia de las Comendadoras, en la que se guarda dicha imagen.

El problema añadido a los propios de estas celebraciones, o de la participación municpal, es que el paso por el barrio visitando algunas de sus iglesias, acompañado de banda de tambores y cornetas, cohetes y petardos,… es que eran las dos de la madrugada. Lo que provocó el violento despertar de vecinas y vecinos del barrio, que nos han hecho llegar sus quejas.

Pero hasta en el ruido el confesionalismo es patente y así, la Ordenanza Municipal establece la capacidad del Ayuntamiento para dispensar del cumplimiento de los límites sonoros:

«Artículo 55 . Actividades ruidosas en la vía pública
1. Cuando se organicen actos en la vía pública con proyección de carácter oficial, cultural, religioso o de naturaleza análoga, el Ayuntamiento podrá adoptar las medidas necesarias para dispensar en las vías o sectores afectados y durante la realización de aquéllas, los niveles señalados en las Tablas 1 y 2 del Anexo I de esta Ordenanza.»

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...