Una plataforma albaceteña difundirá la posibilidad de «causar baja» en la Iglesia

El conflicto por la negativa de la institución católica a retirar a los apóstatas de sus ficheros también se da en casos de albaceteños

Podrían ser más de 10.000 en toda España y a partir de ahora podrían ser muchos albaceteños. Se trata de los apóstatas, aquellas personas que deciden renunciar a la religión en la que han sido bautizados o promovidos. Para ello debería bastar una carta certificada a la parroquia y a la diócesis pertinente, y sin embargo puede llevar a recurrir hasta a la vía judicial. Para informar de este proceso, que en otras provincias ha generado renuncias masivas, se presentó ayer en Albacete una plataforma que integra a varias organizaciones y colectivos en defensa del derecho a renunciar a la fe o doctrina, derecho reconocido en la Constitución. Ayer Rosario Gualda, en representación de la plataforma, comparecía junto a Nicolás García Rivas, decano de la Facultad de Derecho y miembro de Europa Laica, y Francisco Delgado (también de Europa Laica) para explicar los motivos de un movimiento que quiere difundir la posibilidad de este proceso de apostasía. Así, Gualda argumentó que esta campaña «no es contra la Iglesia, sino contra sus privilegios; tanto la Iglesia como otras confesiones aprovechan la celebración del bautismo para incluir a los recién nacidos en su censo». Ante ello, una persona que quiera renunciar a una determinada fe religiosa sólo tiene un camino: «La apostasía es la única forma de salir, porque no seguir los ritos y creencias no es para la Iglesia motivo de expulsión», subrayó la también concejal de Izquierda Unida.

CONFLICTO JURÍDICO. En esta polémica por el tratamiento de los ficheros de datos de la Iglesia existe también un conflicto jurídico que Nicolás García Rivas explicó: «El Tribunal Supremo acaba de avalar las tesis eclesiásticas que defienden que sus ficheros de bautismo contienen datos históricos, y no so un fichero que deba regirse por las leyes de tratamiento de datos; es un dato histórico, pero también personal, es un dato de afiliación a la creencia católica». Ante ello, la plataforma buscará informar y conseguir que la Iglesia y otras confesiones obedezcan a la ley, que asiste el derecho del individuo a no permanecer en un fichero tal: «Reivindicamos el derecho a que ese dato sea borrado, que se cancele; notificar que no queremos formar parte de la Iglesia católica. La Iglesia está torpedeando este derecho con la connivencia de elementos del Gobierno», indicó García Rivas, miembro de Europa Laica (colectivo que colaborará con la plataforma).

DIFUSIÓN. La plataforma ayer presentada está diseñando el conjunto de actividades con el que ofrecer información a la ciudadanía de la posibilidad de apostatar «nominalmente», haciendo que la cancelación de la fe figure en el libro de la parroquia. Paco Delgado explicó que los formularios de renuncia se «harán visibles a través de algunos actos, alguna conferencia, de forma que la gente conozca que existe esta posibilidad». Respecto al problema legal, Delgado explicó que la Audiencia Nacional ha dictado seis sentencias en septiembre desmontando las tesis de la Iglesia y del Tribunal Supremo. La Agencia de Protección de Datos, ente gubernamental, también ha recurrido las tesis del Supremo, con lo que la solución del problema podría llegar al Constitucional.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...