Una nueva matanza de cristianos fuerza la disolución del Gobierno de Nigeria

El último episodio de violencia acabó con la vida de 13 fieles de la etnia berom.

Otras 13 personas han muerto en nuevo brote de violencia interreligiosa en Nigeria. Vienen a sumarse a una oleada de agresiones que ha precipitado la crisis institucional y que ha llevado a la disolución del Gobierno del país, que no ha conseguido hasta ahora detener las masacres sectarias.

Al igual que ocurrió hace menos de dos semanas, un grupo de hombres armados pertenecientes a la etnia fulani, de fe musulmana, volvieron a atacar de madrugada dos localidades de mayoría cristiana habitadas por el grupo étnico berom, asesinando con machetes y quemando al menos a 13 personas, en el Estado central de Plateau.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...