Una millonaria donación causa otro cortocircuito entre Macri y el Papa

La fundación Scholas Ocurrentes rechaza 1,2 millones de dólares del Gobierno argentino

Un nuevo desencuentro ha vuelto a tensar la complicada relación entre el papa Francisco y el presidente argentino, Mauricio Macri, en sus primeros seis meses de Gobierno. La fundación Scholas Occurrentes, impulsada por el pontífice para promover la educación y la paz, ha rechazado una donación de 16,6 millones de pesos (casi 1,2 millones de dólares) realizada por el Ejecutivo argentino a finales de mayo. Las máximas autoridades de la entidad pontificia informaron por escrito que habían decidido suspender el aporte económico debido a que «hay quienes pretenden desvirtuar este gesto institucional (…) con el fin de generar confusión y división entre los argentinos».

La millonaria donación a uno de los proyectos más queridos por el pontífice pretendía ser un gesto de acercamiento, pero ha tenido el efecto contrario. Según informa el diario La Nación, los responsables de Scholas Occurrentes, José María del Corral y Enrique Palmeyro, decidieron devolver el dinero conminados por Francisco. «El Gobierno argentino tiene que acudir a tantas necesidades del pueblo, que no tienen derecho a pedirle un centavo», dijo el Papa a los responsables de Scholas en Argentina, según detallaron fuentes del Vaticano al mencionado rotativo. El malestar del pontífice por la generosa donación ya había salido a la luz a principios de semana, a través de un artículo del diario Vatican Insider que advertía que  Francisco consideró «del todo excesiva» la suma entregada debido a la difícil situación económica que atraviesa su país natal.

El dinero gubernamental iba a destinarse para gastos de personal, infraestructura y equipamiento de la sede central argentina de Scholas. «Procuraremos obtener este necesario aporte en lo inmediato a través de los organismos multilaterales de crédito y de la ayuda de privados», señalaron del Corral y Palmeyro en la carta enviada al jefe de Gabinete, Marcos Peña, con fecha del pasado 9 de junio.

El rechazo de la donación ha tomado al Gobierno por sorpresa, según La Nación. Desde el Ejecutivo consideran que la suma entregada formaba parte del compromiso asumido por Macri durante su encuentro con Francisco, en el que le pidió que apoyara a esta red de escuelas, que tiene presencia en cerca de 190 países de todo el mundo.

El rechazo del aporte gubernamental se suma a la ya larga lista de cortocircuitos entre el presidente argentino y el Papa, que comenzó nada más asumir Macri, el pasado 10 de diciembre, cuando no recibió una llamada de felicitación del Vaticano. La distancia entre ambos no ha hecho más que acrecentarse desde entonces, con gestos como el envío de un rosario a una dirigente ultrakirchnerista detenida por supuesto desvío de fondos, el breve y frío encuentro que mantuvo con Macri en Roma, y la negativa inicial a recibir a Margarita Barrientos, una dirigente social cercana al presidente. La guerra fría entre ambos parece lejos de cerrarse.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...