«Una ley tiene que garantizar el derecho a construir iglesias»

El político y líder de Al Karama (Dignidad) es uno de los seis candidatos a la presidencia en Egipto

Ni Zapatero ni Tony Blair. El socialismo de Hamdeen Sabbahi (Kafr el-Sheikh, 1954) tiene otro rostro, el suyo. "Ni un modelo ni el otro, a la egipcia", dice entre risas el candidato a la presidencia del otrora coto reservado al rais Hosni Mubarak. Elegante, estirado, pero con gesto risueño, cuesta imaginarle entre rejas. Pero lo ha estado. La primera vez, con 20 años, por enfrentarse al entonces presidente Anwar el Sadat. Hoy, Sabbahi lidera Al Karama (Dignidad), partido heredero del panarabista y socialista Gamal Abdel Nasser. No hay fecha aún para los comicios, pero es uno de los seis presidenciables de Egipto, el más joven, junto a Mohamed el Baradei y Amr Moussa. Capitalismo, sí, pero con justicia social. Nasserismo, sí, pero cuidando al sector privado. ¿Y la religión? "Los mismos derechos a los cristianos que a los musulmanes, todo el mundo es igual ante la ley".

Pregunta. ¿Sabe quién puede estar detrás de los últimos choques con los cristianos coptos?

Respuesta. Hubo incidentes en una iglesia de Asuán y luego una manifestación pacífica de coptos en El Cairo. Tenemos que esperar al resultado de las investigaciones, pero tiene que haber una ley que garantice el derecho a construir iglesias, mezquitas o templos de cualquier religión y evite la violencia. Estamos totalmente en contra de la violencia.

"Los militares no quieren seguir en el Gobierno. Quieren dejar cuanto antes el poder"

P. ¿Hay grupos o minorías que tratan de erosionar la democracia?

R. Sí. El pueblo egipcio quiere la democracia, pero esta tiene sus enemigos, sobre todo en el antiguo régimen, entre los restos que quedan del dictador Hosni Mubarak. Ellos son enemigos de la democracia.

P. ¿Pueden los últimos altercados en El Cairo servir de excusa al Ejército para mantenerse en el poder?

R. No, porque vamos a acabar con estos incidentes. Antes se pensaba que eran entre musulmanes y cristianos, ahora entre estos y el Ejército. Los militares no quieren seguir en el Gobierno. Quieren irse cuanto antes.

P. ¿Qué papel daría al Ejército si gana las elecciones?

R. El mismo que siempre desempeñó: defender las fronteras en contra de los enemigos que atacan Egipto. Y que no tengan nada que ver con la política.

P. ¿Y lo harán?

R. Sí, están dispuestos a dejar el Gobierno. Se lo han prometido al pueblo egipcio y siempre han respetado sus promesas. El líder del Consejo militar, Mohamed Hussein Tantawi, acaba de declarar que no quieren seguir en el poder, que quieren dejarlo. Y si quieren permanecer, el pueblo no les va a dejar.

"Los socios de la plaza de Tahir tienen que ser socios en el Parlamento"

P. Se prevén buenos resultados para los Hermanos Musulmanes en las elecciones parlamentarias. ¿Colisionarían con una posible presidencia a su cargo?

R. No hay ningún choque. Vamos a respetar cualquier resultado con la condición de que sean elecciones limpias y legales. Procuramos tener buena relación con los musulmanes, los liberales, los de izquierda, los nacionalistas. Además, no creo que los Hermanos Musulmanes vayan a tener mayoría en el próximo Parlamento. Hay coaliciones y espero que haya unión entre todos los que han participado en la revolución del 25 de enero. Los socios de la plaza de Tahrir tienen que ser socios en el Parlamento.

P. Se declara seguidor de Nasser. ¿Existe hueco en Egipto para un socialismo de los años 60?

R. La política que voy a aplicar no es la de Nasser. Lo más importante era su defensa de los pobres. Eso voy a mantenerlo. Él era enemigo de la corrupción y yo también. Voy a apoyar más al sector privado que él, pero también al púbico. Creo que ahora no vale un sistema socialista de los 60. Tenemos que respetar el mercado libre. Y procuro tender a la unión árabe, económica y cultural.

P. ¿Debemos esperar en Egipto una democracia al estilo de Occidente?

R. Tenemos que aprender de estas experiencias. Cada democracia tiene sus huellas. Hay que aprender de los demás, pero sin perder nuestra personalidad. El 25 de enero es un ejemplo sin igual en la historia. La revolución pacífica enseñó al mundo que los egipcios quieren la paz y la libertad.

Archivos de imagen relacionados

  • Hamdeen Sabbahi
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...