Una entidad recauda 2,5 millones para abrir un colegio islámico en Valencia

Los promotores se quedan sin fondos para el proyecto tras recibir donaciones de Arabia Saudí y Qatar

La Fundación Islámica Convivencia e Integración de España ha recaudado 2,5 millones de euros para abrir un colegio islámico en Valencia. Después de adquirir una parcela en el municipio de Aldaia, los promotores se quedaron sin fondos, el proyecto se encuentra paralizado y sin perspectivas de reactivarse a corto plazo.

Faouzi Ben Messaoud, uno de los impulsores, asegura rechazar el «fundamentalismo» y menciona entre sus referencias los colegios concertados católicos. «No es algo extraterrestre», dice.

El dinero reunido hasta ahora procede en buena parte del Banco Islámico de Desarrollo de Arabia Saudí, así como de donaciones de Qatar y Kuwait. La entidad promotora fue inscrita hace cinco años en el Registro de Fundaciones, y tiene su sede en Valencia.

El colegio, si logran terminarlo —no han pedido formalmente los permisos ni a Aldaia ni al Gobierno valenciano—, tendría inicialmente entre 200 y 300 alumnos, con el objetivo de alcanzar los 800 al cabo de unos años. Sería mixto, con niños y niñas. Y, según Ben Messaoud, la vestimenta no se impondría. Las alumnas podrían ir con «hiyab» —el pañuelo islámico—, «cruces cristianas, kipá judía», o sin ninguna de estas prendas; «lo único importante es que se respete a todos», afirma.

Ben Messaoud mantiene que el centro sería «como los colegios públicos españoles», pero con el añadido de que se impartirían también las «asignaturas optativas de lengua y cultura árabe y de religión islámica». Esta última se basaría en la «carga curricular aprobada por los ministerios de Justicia y Educación».

El colegio vendría a llenar, según el tunecino afincado desde hace tres décadas en Valencia, lo que considera un vacío en la enseñanza pública. «Está previsto que si un grupo mínimo de estudiantes solicita tener la asignatura de religión islámica, el colegio público tiene que ofertarlo, como pasa con la católica. Está incluso aprobado el contenido curricular. Pero en la práctica las Administraciones no responden, y es imposible estudiar la asignatura en los centros públicos. Si fuera posible, nuestro proyecto no sería necesario», sostiene.

El centro tendría garantizada la demanda, afirma, entre la comunidad musulmana de la provincia de Valencia, a la vista del número de niños y jóvenes que ahora estudian lengua árabe y religión islámica en centros culturales y mezquitas.

Ben Messaoud rechaza que, como ha publicado el diario digital El Confidencial, que se ha adelantado en contar el proyecto, el colegio sea una apuesta de la organización islámica de los Hermanos Musulmanes. Aunque añade no cierta ironía: «Ojalá tuviéramos detrás una organización como los Hermanos Musulmanes. Ellos sí que están forrados y podríamos acabar el colegio. Pero no lo tenemos».

El tunecino admite que personalmente «simpatiza» y comparte puntos de vista con los Hermanos Musulmanes, organización islámica presente en diversos países árabes, como Egipto, donde un Gobierno afín a este movimiento fue derrocado por el Ejército hace tres años. Ben Messaoud califica a los Hermanos Musulmanes de «moderados» en el «contexto islámico actual». Y los contrapone con los miembros del Estado Islámico (ISIS, según sus siglas en inglés), a quienes describe como «asesinos».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...