Una decena de confesiones religiosas condenan unidas el terrorismo desde Barcelona en un acto interreligioso

Las Administraciones y los “nuevos polítivos”, como los que rigen el Ayuntamiento de Barcelona, siguen sin entender lo que es una ceremonia civil. Y si hace unos días participaban en un acto confensional católico, ahora caen en el multiconfesionalismo interreligioso. La laicidad, la neutralidad del Estado, la libertad de conciencia de la ciudadanía se vulneran en ambas ceremonias. ¿No son capaces de organizar un acto cívico dónde se tenga en cuenta lo común a toda la ciudadanía y no las particularidades que cada persona pueda tener? Da igual que un día sea una religión y otro día sean quince.


Decenas de confesiones religiosas que conviven en Barcelona han rechazado el terrorismo y han pedido paz en el acto interreligioso organizado por el Ayuntamiento y la Generalitat, al que han asistido unas 800 personas al cumplirse una semana de los atentados.

Han participado en el acto -en el Museu Marítim, cercano a La Rambla- comunidades de las diversas confesiones presentes en la ciudad, como la musulmana, judía, cristiana ortodoxa, católica, evangélica, budista, taoísta, sikh, bahá e hinduista, y también personas de tradición atea y laica, entre otras creencias.

Entre las autoridades, han asistido la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; el ministro de Justicia, Rafael Catalá; el diputado de Presidencia de la Diputació de Barcelona, Jaume Ciurana; el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.

Cuatro jóvenes miembros de Constructores de Puentes -proyecto impulsado por la Asociación Unesco por el Diálogo Interreligioso (Audir)- han leído fragmentos de textos bíblicos, budistas, del Corán y de la Torá, que han hecho referencia a la fraternidad, el amor, la bondad, la felicidad y la generosidad.

Lecturas

«Quien mata a un inocente sería como si matase a toda la Humanidad; si alguien salva una vida, sería como si hubiera salvado la vida de toda la Humanidad», ha destacado uno de los jóvenes leyendo el Corán.

De la Biblia, han resaltado el amor, porque sin amar «no se es nada» y amando uno es paciente, bondadoso y no tiene envidia ni se alegra de la mentira.

Los textos budistas han destacado la importancia de ser feliz y vivir libre de sufrimiento; y las lecturas del Torá han defendido la justicia y la solidaridad hacia los demás, también hacia el inmigrante y el forastero.

«No tenemos miedo»

El acto, conducido por la actriz Carme Sansa, ha empezado con la Orquesta Árabe de Barcelona tocando el ‘Cant dels Ocells’ y nombrando a las víctimas del atentado de hace una semana: «Todas merecen nuestro homenaje y recuerdo, todas las víctimas de tantos y tantos rincones del mundo«, ha añadido Sansa, que ha leído versos que el poeta Federico García Lorca dedicó a La Rambla y ha sostenido que los jóvenes son la esperanza del futuro.

«Queremos insistir otra vez: No tenemos miedo», ha aseverado la conductora del acto, que ha defendido que convivir en la diferencia humaniza y que es esta idea la que han querido destruir los atentados, ante lo que ha pedido responder con paz y con el reconocimiento de la diferencia como parte de la unidad.

Ofrenda floral

Una treintena de jóvenes han acercado ramilletes de flores al escenario mientras tocaba la Orquesta Árabe de Barcelona, y las flores se han ido colocando para formar un ramo que después se ha depositado como ofrenda floral en el mosaico de Joan Miró de La Rambla, donde paró la furgoneta que arrolló a los peatones.

Diversos jóvenes y participantes en el acto se han desplazado desde el Museu Marítim hacia La Rambla para hacer esta ofrenda floral en el mosaico, lugar en el que muchos ciudadanos han colocados velas, peluches y mensajes en recuerdo de las víctimas y contra el terrorismo.

Los consellers de la Generalitat Raül Romeva, Meritxell Borràs, Clara Ponsatí, Antoni Comín, Lluís Puig, Santi Vila y Meritxell Serret han acudido al acto, en el que también ha estado el director de Asuntos Religiosos del Govern, Enric Vendrell; los alcaldes de Ripoll (Girona), Jordi Munell -de donde eran la mayoría de los terroristas- y el de Sant Hipòlit de Voltregà (Barcelona), Xavier Vilamala, ya que una de las víctimas era de la localidad.

También ha acudido los tenientes de alcalde barceloneses Gerardo Pisarello, Laia Ortiz y Jaume Asens; concejales de grupos municipales -entre ellos el ex alcalde y líder del grupo Demòcrata, Xavier Trias; de ERC, Alfred Bosch, y del PP, Alberto Fernández-; la Síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà; la líder de Cs en el Parlament, Inés Arrimadas, y la portavoz del PSC en el Parlament, Eva Granados, entre muchos otros.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...