Una crítica a la ultraderecha religiosa abre el certamen

El estadounidense John Curran presenta «Stone», un «thriller» carcelario sin final protagonizado por De Niro y Norton que competirá por la Palmera

El director de cine neoyorquino John Curran presentó ayer en Valencia su último filme, Stone, un thriller carcelario protagonizado por Robert de Niro y Edward Norton, que esconde una crítica a la «extrema derecha religiosa» de la «cultura profunda de EE UU. La película abrió ayer la sección oficial de la nueva Mostra de València, dedicada al cine de acción y aventuras.
El cineasta estadounidense, director de largometrajes como El velo pintado (2007) y Ya no somos dos (2005) presentó ayer en Valencia su último proyecto.
Stone, según explicó, «se hizo tras el ascenso al poder de Obama, un momento muy feliz para muchos, pero también un momento en el que comenzó la ira de la extrema derecha religiosa» de EE UU, la cual «reivindica a Dios como su aliado en la escena política norteamericana».
«La frontera entre la religión y la ideología política en EE UU es muy delgada», apuntó Curran, pese a que argumentó que «muchas personas utilizan la religión y su fe como un hábito, pero sin ninguna convicción».
Esta actitud queda reflejada en el largometraje a través de los personajes, quienes viajan en el coche mientras escuchan siempre las programas religiosos en la radio o pasan el día a día leyendo la Biblia.
Stone es un thriller que narra la historia de un oficial de libertad condicional, interpretado por Robert de Niro, que entabla amistad con un convicto (Eduard Norton). El preso, involucra a su mujer (Milla Jovovich) para que convenza al oficial para salir de la cárcel.
Por otra parte, Curran manifestó ayer que cuando se dirige una película «siempre hay decenas de cosas que no acaban de gustar, cosas que podrían haber sido distintas y cosas que realmente detestas», si bien añadió que Stone «es distinta, puesto que no tiene un final».
«Cuando se propuso hablar de esa mención a Dios y ese personaje que está completamente perdido, evidentemente este argumento no puede tener un final feliz, no puede haber un giro dramático y que aparezca al final alguien que salve al joven», subrayó Curran, quien agregó que es una «película casi inacabada».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...